Europa prepara un documento digital único para todos los países que permitirá pagar

La Unión Europea cuenta actualmente con 27 países miembros. Todos ellos siguen una normativa más o menos común, donde todo lo aprobado en la UE tiene que aplicarse a la normativa nacional de cada país. En sus décadas de existencia se han ido ampliando derechos como la libertad de movimiento de personas y mercancías entre países, el fin del roaming, o la moneda común en 19 países. Ahora, quieren dar un nuevo paso creando un documento digital común para todos los países, el cual viene preparado para la era digital.

Así lo ha adelantado el Financial Times, que afirma que la Unión Europea está preparándose para desvelar una especie de monedero digital que permitirá a los ciudadanos de los países miembros almacenar datos de pago y contraseñas. Ahí se podrán almacenar también datos como el DNI, el permiso de conducir, o las contraseñas de servicios públicos y privados. Se podrán hacer cosas que van desde acceder a la web de nuestra empresa eléctrica, hasta realizar trámites con el gobierno de cada país.

Un único sistema de identidad digital para la UE

Básicamente, estaríamos ante una identificación única de cara a Internet que facilitaría mucho el acceso a multitud de servicios. Hasta la fecha, cada país miembro ha lanzado su propio certificado digital, pero no todos son compatibles entre sí, sólo 19 países miembros lo tienen, y su adopción sigue siendo muy lenta. Por ello, la UE ha decidido tomar cartas en el asunto y crear un sistema que sea compatible entre los 27 países miembros, de manera que sean los usuarios quienes lo puedan usar si quieren sin tener que esperar a los gobiernos. En España, actualmente tenemos el DNI 3.0, y la obligación de renovar el certificado digital cada pocos años.

Según el FT, los usuarios podrán acceder a este monedero digital a través de una aplicación en el móvil, protegida con identificación biométrica como la huella o escáner de retina. Su uso no será obligatorio, pero sí que facilitará la realización de trámites o la identificación en Internet.

Estará disponible a partir del año que viene

Para proteger la privacidad de los usuarios, la UE evitará que las empresas puedan usar datos basándose en el ID para dirigir publicidad u otros usos comerciales. Además, los usuarios podrán elegir la cantidad de información que facilitan al sistema, decidiendo qué quieren y qué no quieren compartir, a diferencia de lo que ocurre con las grandes empresas privadas tecnológicas donde el usuario no puede elegir.

Con este sistema, por ejemplo, podemos alquilar un coche a través de Internet en otro país, y la aplicación generaría una clave electrónica que permitiría acceder directamente al coche sin tener que esperar en la cola para que nos den las llaves.

El sistema todavía se encuentra en desarrollo, pero la Comisión Europea quiere tenerlo listo para empezar a usarlo a partir del año que viene. Actualmente están hablando con los países miembros sobre los estándares técnicos que utilizará este nuevo sistema, los cuales han de garantizar protección ante cualquier tipo de hackeos, pues será uno de los sistemas más sensibles que usaremos en Internet.