Las mejores carteras RFID para proteger tus tarjetas de crédito

Gadgets

Nada menos que el 70% de las tarjetassegún estimaciones- son vulnerables a los robos digitales. Quizá no lo sabías, pero pueden robarte en tramos de 20 euros sin que haya que poner el código de seguridad, utilizando el lector RFID que obtiene la configuración de la tarjeta de crédito, y el NFC. Los lectores están disponibles online, de una forma relativamente sencilla, e incluso hay aplicaciones que permiten llevar a cabo estos robos. Así que no, no está de más comprar una cartera RFID.

Las carteras RFID se encargan de bloquear la señal, de aislar la tarjeta de crédito para que esta comunicación fraudulenta no se pueda llevar a cabo y, por tanto, no nos puedan robar. Porque, de lo contrario, incluso a una distancia de 15 centímetros, sin tener que tocarnos, pueden hacer este tipo de robo. De hecho, con una ‘máquina’ de tan solo 300 dólares se puede replicar a distancia nuestra tarjeta de crédito. Y si ocurre, el ladrón tendrá una copia idéntica de la misma.

Las mejores carteras RFID que puedes comprar para proteger todas tus tarjetas de crédito de posibles robos

Lo que hacen este tipo de carteras es generar un error. Este tipo de robo busca la conexión con la tarjeta de crédito; y al contar con tecnología RFID en la cartera, el ‘lector’ no podrá obtener una única señal y, por lo tanto, se generará este error que evita la conexión y por tanto el robo.

Bellroy Note Sleeve

Sencilla, pero con ‘hueco’ para 11 tarjetas de crédito

Aunque con un diseño sencillo, esta cartera RFID Bellroy Note Sleeve está fabricada en piel y disponible en once colores diferentes. No obstante, su mayor fuerte está en el espacio, a pesar de ese diseño compacto. Cuenta con capacidad para nada menos que 11 tarjetas de crédito o débito y, además, tiene el espacio correspondiente para poder llevar también dinero en efectivo, tanto billetes como monedas.

La calidad de los materiales y el diseño compacto son los grandes ‘fuertes’ de esta cartera RFID. Y por supuesto, la amplia variedad de colores. No obstante, el reparto de los diferentes espacios no es el óptimo, si solemos llevar la cartera llena. Para eso hay otras opciones algo mejores, como las siguientes.

Comprar en Amazon

KOOGOO

Tarjetero deslizable y un mejor reparto

Es más grande, sí, y solo la podemos comprar en cuatro colores diferentes. El diseño no está tan ‘mimado’, pero esta cartera RFID es más práctica que la anterior por varios motivos. El primero de ellos, porque tiene un tarjetero específico con un pequeño control deslizable, para que ‘aparezcan’ cuando nosotros queramos y sea más fácil coger cualquiera de ellas, y también guardarlas. Además, tenemos aún más hueco para tarjetas de crédito o débito.

¿El problema? Que es algo más aparatosa, porque el hueco de las tarjetas no se puede ‘comprimir’ como una ranura convencional. Y también, que en esta cartera perdemos la posibilidad de meter monedas en un hueco específico. En su lugar, tendremos que hacer uso de la sección billetera para dejar tan solo algunas monedas.

Comprar en Amazon

Rango Project

‘Minimalista’, pero con tarjetero retráctil

Si el concepto de tarjetero retráctil te convence, este tercer modelo puede que sea el ideal para ti. A diferencia de las anteriores, no se abre. Tiene un diseño rectangular ‘fijo’ que la hace ligeramente más minimalista y compacta, con un acabado en ante en dos colores posibles. Solo tenemos el tarjetero retráctil y una pequeña ranura en la que, evidentemente, nos tocará combinar tanto los billetes como la documentación.

Pero en su mismo pro es donde está su contra también. Al ser un diseño tan sencillo y compacto perdemos ranuras y no tenemos huecos específicos que separen la documentación y los billetes. Y aquí sí que podemos ir olvidándonos de las monedas. Depende de lo que quieras, pero si pretendes ganar en diseño y dimensiones es tu opción perfecta, a costa de una organización notablemente más limitada.

Comprar en Amazon

UNYU RFID

Muy barata y muy completa

Volvemos a un diseño algo más versátil. Olvídate de cartera compacta y sencilla. Este modelo es también de piel, cuenta con RFID como todas las que hemos recogido en este artículo y está disponible en cinco colores diferentes. Además, cuenta con el tarjetero retráctil, mucho más cómodo que las ranuras típicas. Aún así, tienes otras dos ranuras adicionales en formato convencional para guardar más tarjetas, o tu documentación.

Pero una vez más, lo que ganamos por un lado lo perdemos por otro. Tenemos billetera específica, pero no hay un hueco dedicado para guardar las monedas. Si eso no es problema para ti, este modelo tiene una buena calidad, y un diseño algo más aparatoso, pero con tarjetero retráctil y las ventajas que comentábamos anteriormente.

Comprar en Amazon

Vemingo

Para los que suelen llevar monedas

Si has llegado hasta aquí, quizá sea porque eres de llevar ‘suelto’ encima. Y no, las anteriores no tienen hueco específico para llevar monedas, pero esta cartera RFID sí lo ofrece. La podemos comprar en seis colores diferentes, y no tiene tarjetero retráctil pero sí una ranura para una tarjeta en el que contamos con un pequeño hueco en el que podemos meter el dedo para que ‘suba’ la tarjeta y sea más fácil sacarla.

Y en esta no solo tenemos hueco para las monedas, sino varios apartados para tarjetas, billetera en formato compacto y otro apartado específico para la documentación con el recubrimiento transparente. Así podemos llevar visible el DNI, por ejemplo, o el carnet de conducir. No es tan compacta, pero el diseño es bueno y, sobre todo, es más versátil que la mayoría de los modelos anteriormente comentados.

Comprar en Amazon

ALIANTE

Sí, el tamaño importa

Volvemos a un diseño slim. Solo está disponible en negro, con un acabado parecido a la fibra de carbono. En este modelo lo que se busca es que sea lo más compacta posible; así que hay hueco transparente para documentación, y ranuras para tarjetas de crédito, e incluso tenemos billetera específica. Pero en conjunto, los huecos son pocos y no podremos llevar demasiadas tarjetas. Y no, no cuenta con sección específica para monedas.

Si el monedero o el tarjetero retráctil no son tus máximas prioridades, bien. Pero si el color no te convence, y si necesitas bastante hueco, entonces esta no es tu opción ideal. Lo bueno es que tiene un diseño ‘fijo’, no se abre y ocupa realmente poco en el bolsillo. Y no prescinde del apartado transparente para tener la documentación visible en cualquier momento.

Comprar en Amazon

JAMIE JACOBS

Elegancia y comodidad en la misma cartera RFID

Muchos huecos para tarjetas de crédito, dos colores diferentes, y gomas cruzadas y paralelas en el exterior. En un lado podemos llevar los billetes, como se puede apreciar en la imagen de producto, y en el otro tarjetas de contacto, por ejemplo, o la documentación. Sea como fuere, es de nuevo un diseño compacto, pero con algo más de ‘buen gusto’. Porque el acabado en fibra de carbono, a los más mayores es muy probable que no les encaje.

Pero una vez más nos quedamos sin tarjetero retráctil, que es cómodo, o sin hueco para las monedas. Y tampoco hay una ‘ventana’ transparente para que la documentación esté visible. Este modelo, evidentemente, busca un diseño más cuidado y, aún así, con hueco para prácticamente todo lo que queramos llevar en un formato compacto.

Comprar en Amazon
Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone

  • jhons28

    holaa, en paginas de importación hay muchos mas modelos de los que habéis puestos vosotros y mucho mas baratas, porque no habéis puesto las mas baratas, ni las mas cómodas precisamente
    un saludo

    • Porque han puesto las de amazon con su TAG que les comisiona, si te fijas en todos los links lleva el &tag=adsl……. e incluso, ahora por 24 horas tus compras en amazon les comisionan a ellos si has presionado sobre alguno de los link (queda la sesion de tu navegado comisionando)

      • daniel

        no deja de ser una noticia publicitaria para que la gente pique y asi llevarse ellos pasta por los clicks

  • Fonso

    Esas Unyu son una copia de Secrid, unas carteras realmente recomendables, deberías hablar de esta última mejor 😉