Cómo eliminar archivos temporales de Windows 10

Cómo eliminar archivos temporales de Windows 10

José L. Ortega

¿Vuestro ordenador no va tan rápido como debería? Quizá la solución sea borrar los archivos temporales de Windows 10, que se almacenan silenciosamente y acaban siendo un lastre innecesario.

Estos archivos son almacenados por Windows 10 para realizar funciones concretas, pero con el paso del tiempo, lo único que hacen es ocupar espacio y entorpecer nuestro uso del PC. Por eso, borrarlos son una manera efectiva de liberar almacenamiento interno de nuestro ordenador.

Así se borran los archivos temporales en Windows 10

Para borrar los archivos temporales lo primero que hay que hacer es entrar en el menú de Configuración de Windows -la rueda de engranaje-, al que podemos acceder bien desde el icono del escritorio o pulsando la tecla Windows.

Una vez estemos con la Configuración de Windows, el siguiente paso es pulsar en Sistema. En la columna que vemos en la parte izquierda veremos un apartado en el que pone Almacenamiento, desde el que podemos gestionar todo lo relacionado con él.

A continuación vemos las fragmentaciones de discos duros que tengamos en nuestro ordenador. Pero nos quedamos con la opción Este Equipo (C:) para tener acceso a la configuración de memoria del disco duro principal de Windows, que es el que nos interesa.

Tras esto veremos los diversos tipos de archivos que decoran nuestro disco duro, pero los que nos ocupan están, evidentemente, en la categoría Archivos temporales.

En este punto, y dependiendo de lo sobrecargado que tengamos nuestro sistema, puede que tengamos que esperar incluso hasta unos minutos para esperar a que la pantalla cargue y tener acceso a estos documentos.

Es aquí donde veremos los diversos archivos temporales que tenemos en nuestro ordenador. Para borrarlos, simplemente basta con seleccionar los que queremos eliminar. Podemos seleccionar las opciones que creamos convenientes y, una vez hecho, basta con bajar hasta el botón en el que pone Quitar archivos para que se inicie el proceso y nuestro sistema quede un tanto más descongestionado.

Desde el liberador de espacio de Windows 10

El propio sistema de Microsoft cuenta con una sencilla utilidad que nos permite deshacernos de ciertos archivos temporales almacenados en el equipo. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es escribir Liberador de espacio en la caja de búsqueda de la barra de tareas y hacer clic sobre el resultado que se nos muestra para abrir la herramienta.

Esto nos abrirá una ventana en la que se nos mostrará la cantidad de espacio que el propio sistema ha calculado que podemos eliminar. Ahora bien, desde el listado de archivos que se pueden eliminar, seremos nosotros mismos quienes decidamos con todo aquello que queremos eliminar. Para ello, simplemente tendremos que ir marcando la casilla que se muestra junto a cada opción y finalmente pulsar en el botón Limpiar archivos del sistema.

Previamente, podremos ver la cantidad de MB o GB que recuperaremos al eliminar todos los archivos seleccionados.

Eliminar archivos temporales de forma manual

Si lo preferimos, hay otra opción más directa para realizar este proceso. Se trata de abrir el Explorador de archivos de Windows y acceder a la carpeta C:WindowsTemp. Así podremos borrarlos manualmente de una forma más directa. Eso sí, debemos saber que para tener acceso a dicha carpeta nuestro usuario tendrá que tener permisos de administrador y que esto eliminará archivos temporales comunes a todos los usuarios.

Si lo que queremos es borrar archivos que no usamos para un usuario determinado, entonces debemos ir a la carpeta C:UsuariosnombreusuarioAppDataLocalTemp y borrar todo lo que encontramos dentro de dicha carpeta. Ahora bien, es importante saber que la carpeta AppData está por defecto oculta, por lo que antes de nada, debemos mostrarla para poder acceder a dicha ruta.

Para ello, nos dirigimos a las opciones de Vista dentro del explorador de archivos y marcamos las casillas para que se muestren todos los elementos ocultos. A continuación, ya podremos ver la carpeta AppData y acceder a su contenido.

En cualquier caso, siempre resulta más que aconsejable borrar los archivos temporales de forma periódica, ya que en muchas ocasiones, son documentos que no sirven para nada y ocupan un espacio clave en nuestro sistema que puede ralentizar, de forma innecesaria, nuestro trabajo diario delante del ordenador.