Así puedes controlar un ordenador con Windows 10 desde el tuyo sin instalar ningún programa

Controlar un ordenador de forma remota puede ser muy útil en un montón de situaciones diferentes. Por ejemplo, si necesitas conectarte desde casa al ordenador del trabajo, si quieres ayudar a algún familiar a arreglar problemas en su ordenador o si simplemente tienes varios ordenadores en casa y no quieres tener un teclado y ratón para cada uno.

Existen aplicaciones de terceros que permiten conectarse de forma remota a un ordenador, pero el propio Windows 10 integra un sistema de escritorio remoto muy fácil de usar y que es más que suficiente para cualquier uso que puedas necesitar.

Cómo conectarte a otro ordenador desde el tuyo

Para poder utilizar este método de conexión remota a otros PCs no necesitas instalar ningún software adicional. Todo lo necesario lo incluye Windows de serie y en las siguientes líneas te explico cómo configurarlo y utilizarlo.

Configura el PC para que acepte conexiones remotas

Lo primero que debes hacer para poder controlar otro ordenador desde el tuyo es configurarlo para que acepten conexiones remotas. Para poder hacer esto necesitas tener acceso físico al PC o darle las indicaciones a una persona que lo tenga. Solo tendrás que hacerlo en el primer uso y ya quedará listo para todas las futuras conexiones que necesites.

Propiedades de Este Equipo en Windows 10

Para permitir las conexiones remotas lo primero que debes hacer es abrir una ventana del Explorador de Windows, pinchar con el botón derecho sobre Este Equipo, seleccionar la opción Propiedades y en la nueva ventana que se despliega pinchar sobre Configuración de acceso remoto.

En la nueva ventana marca la casilla Permitir las conexiones remotas a este equipo y pincha aceptar. Solo con esto el equipo aceptará conexiones remotas de cualquier usuario que tenga permisos de administrador en el equipo. Si necesitas conectarte con algún usuario que no sea administrador, debes pinchar sobre el botón Seleccionar usuarios y después añadir a la lista los usuarios a los que quieres conceder acceso remoto.

Permitir conexiones remotas

Si necesitas poder acceder al ordenador desde Internet, es decir, desde fuera de la red local, tendrás que abrir el puerto correspondiente. En concreto debes acceder a los ajustes del router y abrir el puerto 3389 tanto en el protocolo TCP como UDP, que es el que necesita el servicio para funcionar.

Conectarte de forma remota al ordenador

Una vez realizados los ajustes necesarios, ya puedes conectarte de forma remota al ordenador sin ningún problema.

Para ello ejecuta la aplicación Conexión a Escritorio remoto (puedes buscarla desde la barra de Cortana para acceder más rápido) y en el campo Equipo teclea los datos de conexión del PC.

Conexión a Escritorio Remoto de Windows 10

En caso de que el ordenador esté dentro de la misma red local que el PC desde el que vas a conectarte, debes escribir el nombre del equipo o la IP de la red local que puedes conocer ejecutando CMD y tecleando ipconfig en el ordenador remoto.

Si el PC no está dentro de la red local y necesitas conectarte a él a través de Internet tendrás que teclear la IP pública para acceder. Para conocerla puedes acceder a https://www.cual-es-mi-ip.net/ desde el ordenador remoto.

Una vez introducidos los datos de conexión, pincha sobre el botón Conectar y en cuestión de segundos deberías estar viendo la pantalla de login del ordenador remoto. Solo introduce el usuario y contraseña y ya podrás controlarlo exactamente igual que si lo tuvieras delante.

Además de la herramienta Conexión Escritorio Remoto de Microsoft, existen otras formas de conectarnos o un ordenador de nuestra misma red o incluso a través de Internet. Así es como puedes reiniciar tu ordenador de forma remota.

Usando apps de terceros

Si no queremos usar la opción del escritorio remoto que nos ofrece Windows podemos usar aplicaciones de terceros. Aunque una función nativa de un sistema operativo siempre es la opción recomendable muchas veces tenemos que decantarnos por aplicaciones de terceros ya sea porque tenemos que acceder desde un dispositivo móvil o desde un sistema operativo diferente.

Para ello tenemos una multitud de aplicaciones para poder controlar remotamente un PC.

Teamviewer

Teamviewer es quizá la aplicación más conocida para poder acceder a un ordenador remotamente. La principal ventaja es que es completamente gratuita para uso persona. Además, ofrece es completamente compatible con Windows, macOS, Linux y se puede instalar en cualquier dispositivo móvil ya sea Android o iOS.

También nos permite controlar varios ordenadores a la vez, grabar sesiones y tener un chat para poder comunicarte con el equipo al que estamos conectados, así como transferir documentos entre equipos.

Anydesk

Otra aplicación muy conocida es Anydesk, una aplicación simple y que no requiere demasiados conocimientos avanzados en informática.

La aplicación es gratuita y entre sus principales ventajas encontramos la opción de colaboración online permitiendo que varias personas puedan interaccionar. El programa ocupa muy poco, alrededor de 3 MB lo que permite una instalación muy rápida. Además, puedes crear una red privada cuando el software está en uso haciendo que la conexión entre equipos sea más segura.

Una de las cosas que más nos gustan es que la versión para móviles es realmente muy efectiva, ya que cuenta con una serie de controles que con solo moverlos dedos en la pantalla puede enviar archivo de forma remota entre otras cosas.

SupRemo

Estamos ante una herramienta que es gratuita para usuarios personales, pero que tiene versión de pago para empresas. Lo mejor que tiene ese programa es que las conexiones tan cifradas con el algoritmo AES-256, por lo que son muy seguras. Tiene compatibilidad con Windows, Linux y macOS, además de Android y iOS, por lo que estamos muy bien cubiertos.

Con SupRemo podremos conectarnos a otros ordenadores, a sus escritorios, además de poder funcionar con varias pantallas y conexiones a la vez, por lo que se hace aún más efectivo. Se pueden transferir archivos entre ordenadores, crear carpetas y transferirlas entre dos o entre todos los dispositivos que estén conectados. La interfaz es muy intuitiva, además de que podemos personalizarla bastante por lo que quedara a nuestro gusto. No necesita ningún tipo de configuración para conseguir conectar entre ordenadores, ya que tiene un protocolo que permite conectarse sin necesidad de configurar ni el router, ni el cortafuegos, ni nada más.