Cómo apagar con seguridad y sin consecuencias un PC bloqueado

Cómo apagar con seguridad y sin consecuencias un PC bloqueado

Roberto Adeva

Quizás más veces de las que nos gustaría nos hemos encontrado con que nuestro ordenador se bloquea o se comporta de manera muy lenta. Son muchas las causas por las que nuestro equipo puede ir demasiado lento o incluso llegar a bloquearse, por lo tanto, no es fácil saber el motivo que está provocando este comportamiento. En la mayoría de ocasiones, solemos optar por reiniciar el equipo y esperar que todo se solucione al arrancar de nuevo, sin embargo, puede que en ocasiones no podamos apagar el equipo. A continuación, vamos a mostrar cómo apagar un ordenador bloqueado.

Por suerte, el sistema operativo de Microsoft ofrece diferentes maneras de apagar el ordenador. Son varios los atajos de teclado que nos van a permitir intentar apagar el ordenador desde el teclado, también es posible hacerlo con nuestra voz e incluso podemos reiniciar nuestro equipo de forma remota, pero quizás, no todos ellos nos permitan apagar un ordenador bloqueado. Todo va a depender del grado de bloqueo que tenga el equipo.

Cómo intentar apagar un ordenador bloqueado

Sin duda, la primera opción para tratar de apagar un ordenador es ir al menú Inicio y seleccionar la opción Apagar, pero si nuestro equipo se ha quedado congelado, es posible que no nos permita mover el ratón. Esto mismo lo podemos hacer a través de la tecla Windows y a continuación dirigirnos con los cursores del teclado hasta la opción apagar, eso sí, siempre que el equipo nos lo permita. Algo que por el contrario no será posible si está completamente bloqueado.

Otro atajo de teclado con el que podemos intentar apagar un equipo es Alt+F4, aunque también podemos probar a pulsar la combinación de teclas Ctrl+Alt+Supr. y en la pantalla que se nos muestra hacer clic sobre el icono del interruptor que se muestra en la parte inferior derecha para poder apagar el ordenador.

Si todo esto no funciona porque el equipo está totalmente bloqueado y no responde a ninguna de estas acciones, podemos intentar apagar el ordenador manteniendo pulsado el botón de encendido, o lo que es lo mismo, hacer un reinicio rápido. Lo cierto es que esta opción no es la más recomendable, pero si estamos desesperados y no encontramos la manera de apagar un ordenador bloqueado, esta puede ser una solución. Si todo va bien, el equipo debería reiniciarse automáticamente y al volver a encenderse, debería funciona bien y ya podríamos apagar el ordenador.

Si estamos usando un ordenador portátil, hay otras soluciones, pero todas ellas son más drásticas, como quitar la batería o desenchufarlo de la red. Esto último también podríamos hacerlo en un equipo de sobremesa. Eso sí, cuanto más drástica es la solución que tomemos para apagar un ordenador bloqueado, peores pueden ser las consecuencias.

Y es que, apagar el ordenador con el típico botonazo, quitándole la batería o desenchufandolo de la red, puede tener consecuencias negativas en nuestro equipo. Eso sí, hay veces que no nos quedará más remedio que apagar el ordenador de una de estas maneras porque no responda.

Por último, cabe mencionar que también es posible apagar un ordenador cuando ha sido bloqueado por un usuario, es decir, desde la pantalla de bloqueo de Windows. En esta ocasión, nos referimos a que el ordenador está bloqueado cuando el usuario ha bloqueado el equipo manualmente y se requiere que se inicie de nuevo sesión. Sin embargo, es probable que necesitemos apagar el ordenador y no sepamos la contraseña de dicho usuario.

apagar un ordenador bloqueado

Para apagar un ordenador bloqueado por un usuario, lo único que tenemos que hacer es hacer clic sobre el icono del interruptor que se muestra en la parte inferior derecha de la pantalla de bloqueo y seleccionar la opción de Apagar.

Consecuencias de apagar el ordenador a la fuerza

De cualquier forma, es conveniente saber que, aunque a nivel de hardware es posible que no tengamos daños, salvo que se produzca una subida de tensión que pueda dañar algún componente, a nivel software puede que algún archivo quede corrupto o incluso que se corrompa el disco duro.

Por ejemplo, si en el momento que se quedó bloqueado nuestro ordenador estábamos copiando un archivo, entonces es posible que si tenemos que recurrir a algunas de las alternativas de fuerza mayor para apagar el equipo, éste archivo quede corrupto. Por suerte esto puede que sea un mal menor, aunque puede ocasionarnos ciertos trastornos, pero lo peor que es que corrompa la tabla de particiones. Aunque los daños a nivel hardware son menos probables, lo cierto es que es algo que puede ocurrir.

En este caso, la solución para arreglar el problema es echar mano de alguna de las aplicaciones o programas diseñados con este fin, recuperar la tabla de particiones y no tener que formatear, lo que supondría la pérdida de todos nuestros datos.

Al apagar el ordenador a la fuerza, los programas y el contenidos que estábamos ejecutando antes de que se quedase bloqueado no se cerrarán de forma correcta, por lo que puede que los archivos que estábamos usando no los podamos volver a utilizar o se pierdan. El hecho de que se descarguen la memoria caché y la RAM de nuestro ordenador forzando el apagado de nuestro equipo, ayuda también el hecho de que se corrompan o se pierdan archivos.