Así de fácil es administrar y limitar el uso de extensiones en Chrome

Así de fácil es administrar y limitar el uso de extensiones en Chrome

Manuel Luengo

Google Chrome es el navegador que más utilizan los usuarios. Ya sea por cuestiones de trabajo o para consultas, tiene un lugar preferente sobre el resto. Poco a poco van apareciendo más novedades que buscan facilitarnos la navegación. Es el caso de las extensiones. No obstante, algunos usuarios no las tienen todas consigo y no acaban de estar satisfechos con todo lo que ofrecen estas nuevas funcionalidades. Si es tu caso, aquí te vamos a explicar cómo administrar y limitar el uso de extensiones en Google Chrome.

El número de extensiones que pueden instalarse en Google Chrome son innumerables y cumplen todo tipo de funciones. Se pueden encontrar aplicaciones para bloquear anuncios, para descargar vídeos o música, navegar más rápido, guardar contraseñas o incluso tirar de algunas que nos ayudan en el uso de nuestras redes sociales.

Instalar una extensión en Google Chrome es muy fácil y puede hacerse en unos pocos clics. No obstante, debes saber que, cuando lo hagas, estarás permitiendo al navegador que acceda a la información de tus datos. Si las configuras por defecto, en el momento que ingreses a cualquier página web, la extensión empezará a actuar de forma automática.

En algunas ocasiones, las extensiones son un arma de doble filo. Aunque hagan de tu búsqueda una mejor experiencia, es posible que el navegador se ralentice. También, según ha podido saberse recientemente, existen algunas extensiones que están robando datos y accediendo a ellos de manera indebida. Sea cual sea el motivo, es posible que quieras tener el control sobre algunas de las extensiones que tienes instaladas en Google Chrome y limitar su uso en ciertas webs. Aquí, aprenderemos algunas nociones sobre ello.

Conoce los permisos de tus extensiones

Antes de nada, es importante saber que cualquier orden y acción que se aplica sobre una extensión es reversible. Por ejemplo, si en un momento dado nos arrepentimos de haber concedido o limitado un permiso, podemos volver al estado anterior.

Lo más aconsejable el principio es conocer al detalle toda la información de cada extensión que tenemos instalada en nuestro navegador. Así sabremos a qué nos enfrentamos. Esto lo podemos hacer entrando en Google Chrome. Desde ahí, accedemos al menú Más (los tres puntos verticales ubicados arriba a la derecha). A continuación, pinchamos en Más Herramientas y, seguidamente, en la pestaña Extensiones.

limitar extensiones Chrome

Nos encontraremos entonces con una pantalla donde nos aparecen todas las extensiones disponibles. Si pulsamos en el botón Detalles de cada una de ellas, tendremos acceso a toda la información de este complemento.

Habrá una breve descripción sobre la función que lleva a cabo la extensión, su tamaño, así como los permisos a los que tiene acceso. Igualmente, conoceremos la versión de esta aplicación y, sobre todo, el origen de la misma. Esta última opción resulta muy útil para saber si la extensión procede de un proveedor oficial o de un sitio sospechoso.

Pasos para administrar extensiones

Antes de pasar conocer cómo puedes administrar las extensiones y sus accesos a determinadas webs, vamos a recordar cómo puedes instalar extensiones. Es muy rápido y sencillo.

  • Tan solo tienes que acceder a la Store de extensiones de Google Chrome. Puedes buscarlas por temas, categorías o valoraciones. También es posible ir directamente a uno de estos complementos desde la barra de búsqueda.
  • Una vez que te hayas decantado por una extensión, selecciónala y pincha en el botón Añadir a Chrome, que se encuentra arriba a la derecha. Como hemos dicho, algunas extensiones requieren determinados permisos, así como el acceso a datos. Por tanto, si confías en ella, acepta estos permisos y elige Añadir extensión.

Este paso, puedes repetir todas las veces que quieras y con cualquier extensión, prestando especial atención a su seguridad.

Accede al menú de extensiones

Tras este breve recordatorio sobre cómo instalar una extensión, vamos a saber cómo administrar las extensiones y limitar sus permisos. Para acceder al menú de extensiones, existen alternativas a la que ya hemos detallado algunas líneas más arriba.

Dentro del navegador Google Chrome, pega la siguiente ruta en la barra de las urls: chrome://extensions/. Te aparecerá directamente el menú con una lista completa de las extensiones instalada. Igualmente, desde la barra de tareas superior del navegador, nos encontraremos con el icono de una pieza de puzle. Si pinchamos sobre él y seleccionamos en Gestionar extensiones, también llegaremos al mismo lugar.

Permitir que las extensiones lean o cambien datos

  • En este punto, elige la extensión sobre la que quieras actuar y pincha en el botón Detalles.
  • Ahora vete al apartado Permisos, donde encontrarás una descripción con las funciones de este complemento, así como los permisos que tiene. Algunas pueden leer y modificar datos de sitios web. Aquí se presentarán tres opciones.
  • Si eliges Al hacer clic, permitirás que la extensión acceda a la página web donde te encuentres si tú mismo la activas mediante el clic. Encontrarás la extensión en la parte derecha de la ventana, pulsando en el icono del puzle. Desde ahí podrás activarla o fijarla.
  • Si dentro de En sitios específicos estarás permitiendo que la extensión cambie o lea datos siempre en la página web concreta. En este caso, podrás añadir todos los sitios webs que quieras.
  • Por último, si te decantas por la opción En todos los sitios web, estarás otorgando a la extensión a leer y cambiar datos en todas las páginas por las que navegues.

limitar extensiones Chrome

Permitir o bloquear el acceso de la extensión a una web

De la misma forma que puedes gestionar los permisos de una determinada extensión, también es posible que un complemento no tenga acceso a una, varias o todas las webs. En las que esto sea posible se hace de la siguiente forma.

  • Accede al menú de extensiones de algunas de las formas que ya hemos detallado: Más – Más Herramientas – Extensiones.
  • Pincha en el botón Detalles y dentro de Permisos, puedes añadir o quitar direcciones. Si no ves esta opción, debes tener activada la pestaña En sitios específicos dentro del apartado Permitir que esta extensión lea y cambie todos los datos de los sitios web que visites.
  • Justo a la derecha de la opción Sitios permitidos, haz clic en Añadir y deberás teclear la url de la página web sobre la que deseas limitar el acceso de la extensión. Puede incluir todas las que quieras. Para deshacer esta opción, tan solo debes pinchar en los tres puntos verticales y elegir Quitar.

Desinstala una extensión

Si quieres cortar por lo sano, también es posible directamente deshabilitar una extensión, si acaso quieres probar a navegar sin ella antes de decantarte por una opción definitiva. En tal caso, debes pinchar en el botón deslizador ubicado bajo el icono de la extensión y estará desactivada.

Un paso más es pinchar en el botón Quitar. También lo puedes hacer pinchando en Detalles y, al final del menú, pulsar en Eliminar extensión. Si deseas asegurarte aún más, vete al icono del puzle junto a la barra de direcciones. Pincha sobre él y, a continuación, pulsa en el botón Más (tres puntos verticales). Aquí, elige la opción Desinstalar de Chrome, notifica el uso inadecuado y selecciona Quitar como último paso.