Nintendo empuja a los usuarios a usar discos duros externos por la escasa memoria de Wii U

En su afán de ofrecer una consola de nueva generación a un precio asequible, Nintendo ha decidido que Wii U tenga una capacidad de almacenamiento de 3 GB en su versión Básica, mientras que la versión Premium contará con capacidad para 25 GB.

Nuestro portal especializado en videojuegos, Gamerzona.com, se hace eco de la información publicada por Kotaku sobre la memoria que tendrá Wii U. El secretismo sigue envolviendo a la consola de Nintendo, que verá la luz en apenas unos días en Estados Unidos y que el próximo 30 de noviembre llegará a las tiendas españolas. La falta de información ha sido tal en algunos aspectos que hasta hace un par de meses la compañía japonesa no había especificado de forma concreta el precio por el que saldría a la venta en nuestro país.

Este ejemplo puede extrapolarse a las prestaciones técnicas y componentes concretos del dispositivo. Sin embargo, después de un análisis realizado por el citado medio empezamos a conocer algunos detalles específicos como la capacidad de almacenamiento de Wii U en sus dos versiones. Recordemos que Nintendo, al igual que sucede con Sony y Microsoft con sus PlayStation 3 y Xbox 360 respectivamente, apostará por dos modelos con distintas capacidad para almacenar datos e información.

En la versión más económica, que llegará al mercado por 300 euros y que será denominada Básica, nos encontraremos con 7,2 GB de almacenamiento después del formateo de rigor. Posteriormente descubriremos que tras configurar el sistema, añadir los datos de la cuenta y continuar con el registro, la capacidad de almacenamiento real quedará reducida a 3 GB, cifra bastante alejada de los 8 GB teóricos. Los usuarios tendrán que apañárselas con esta capacidad para descargar juegos y datos.

En lo que respecta a la versión Premium, que costará 349 euros, la capacidad quedará reducida a 25 GB, una cifra que igualmente resulta baja si se compara con algunos modelos de sus competidores PS3 y Xbox 360. De este modo, parece que Nintendo fuerza así a conectar unidades externas a través de la conexión USB, mediante tarjetas micro SD o con discos duros externos conectados con el llamado Y-Cable.

Dichas unidades se antojan imprescindibles en el caso de la versión Básica, puesto que, por ejemplo, uno de los primeros juegos descargables como es el caso de Nintendo Land tiene un tamaño de 3,2 GB y esto es superior al que dispone la memoria. Esto puede suponer un contratiempo en el presupuesto de algunos usuarios, que de este modo se ven obligados a adquirir uno de estos equipos para conectarlo a su consola si quieren sacarle el máximo partido.