Disturbios y suicidios, la otra cara de la fabricación del iPhone

Disturbios y suicidios, la otra cara de la fabricación del iPhone

Redacción

Mientras Apple saborea un nuevo éxito gracias al lanzamiento del esperado iPhone 5, un completo reportaje publicado en CNET trata la situación de las fábricas de Foxconn en China, lugar de producción de los equipos de la compañía estadounidense.

El último incidente registrado en una de las fábricas de Foxconn en el país asiático, unido al lanzamiento del iPhone 5 al mercado, ha vuelto a poner sobre la mesa la otra cara de la fabricación de los terminales de la firma de la manzana mordida. Hace apenas un día se conoció la reyerta en una de estas fábricas entre 2.000 trabajadores que acabó con 40 personas heridas. La empresa fabricante de componentes electrónicos se apresuró a indicar que no tenía relación con las condiciones laborales de sus empleados, aunque Apple guardó silencio ante la noticia del motín. No en vano, en junio se registró una revuelta en una de las fábricas en protesta por las malas condiciones y el maltrato a sus trabajadores.

Esta ha sido recogida por el periodista Jay Greene, quien viajó hasta China para investigar a una empresa que está desde hace tiempo en el punto de mira de asociaciones en defensa de los derechos de los trabajadores. En su reportaje se hace eco de la preocupación existente por las condiciones en las fábricas donde se ensambla el iPhone.

En el año 2010 la empresa asiática captó la atención internacional al conocerse los suicidios de algunos de sus trabajadores. En total, entre dicho año y 2011 se contabilizaron 18 trabajadores que acabaron con su vida de forma voluntaria puntándose a las duras condiciones de trabajo en las fábricas como principal motivo del suicidio. En enero de este mismo año Apple volvió a ser criticada duramente por no obligar a sus fábricas a mantener unas relaciones laborales que respetasen los derechos de sus trabajadores, lo que llevó a la compañía meses más tarde a comprometerse a mejorar las condiciones laborales.

Sin embargo, la producción del iPhone 5 podría haber traído nuevos problemas a las fábricas chinas. Como explica el texto, el encargo de un producto de estas características añade una mayor carga de trabajo al fabricante de cara a tenerlo listo para su lanzamiento y esto hace tambalear el discurso de Apple en el que asegura que se encuentra comprometida con los derechos de los trabajadores de Foxconn.

"Cuando llega la temporada alta de fabricación, solo se ofrece un día de descanso por cada 13 días laborables o incluso ninguno durante un mes entero", asegura un informe publicado hace unos días por el grupo SACOM de Hong Kong. "Es triste decir que, en cierta manera, los trabajadores también anhelan esta temporada alta, ya que su salario base es insuficiente para satisfacer sus necesidades básicas, especialmente para aquellos que tienen que mantener a sus familiares a cargo", explica un informe en el que se denuncia que algunos trabajadores sobrepasaron el límite de horas extra y que en algunos casos no se les pagó por dicho tiempo adicional.