La industria cultural también censura en Twitter en nombre de los derechos de autor

Las redes sociales no escapan al poder de la industria cultural y del entretenimiento. Según ha publicado Twitter en su Informe de Transparencia, este sector hizo alrededor de 14.000 reclamaciones para que se eliminasen "tuits" porque infringían su propiedad intelectual.

La lucha de las compañías cinematográficas, discográficas, editoriales, de software y del mundo de los videojuegos se extienden a las redes sociales. Twitter, la red social de microblogging más conocida del mundo, ha centrado parte de sus reclamaciones en el último año. Estas industrias han visto en los mensajes que aportan los usuarios a la plataforma una forma de amenaza a sus derechos de autor, por lo que ha pedido a los responsables del servicio que procedan a la eliminación de dichos mensajes.

Los datos se conocen después de la publicación del primer Informe de Transparencia de la red social. En él se puede observar cómo la protección de los derechos de autor es el principal motivo para pedir el borrado de los llamados "tuits" así como material multimedia que circula en la plataforma. En concreto, 5.275 mensajes de más de 5.000 usuarios fueron borrados por esta causa en la primera mitad de este año 2012. Se trata del 38% de lo reclamado por las compañías, de lo que se deduce que sus peticiones fueron acerca de unos 14.000 mensajes. Asimismo, 599 archivos multimedia fueron borrados de la red social atendiendo a las solicitudes de la industria.

Por otro lado, el informe de Twitter demuestra las intenciones de los distintos gobiernos para perseguir ciertos contenidos u obtener información de los usuarios. Estados Unidos fue el país que más insistió a la hora de acceder a la red para hacerse con información de los usuarios, con un total de 679 reclamaciones. En segundo lugar, con una gran diferencia en el número, encontramos a Japón con 98 peticiones mientras que Canadá y Reino Unido son los siguientes en la lista con 11 reclamaciones cada uno.

Volviendo al número de tuits censurados, nos recuerda a las reclamaciones que interpone el sector cultural a otro gigante de la Red como es Google. El buscador se ha convertido en uno de los objetivos más frecuentes en nombre de la defensa del copyright. Hace solo un mes publicó su último Informe de Transparencia, en el que destaca la enorme insistencia de Microsoft por eliminar sus enlaces (hasta 2,5 millones de reclamaciones) para defender su propiedad intelectual, más incluso que algunas compañías de la industria cinematográfica.