El nuevo sistema WiFi capaz de transmitir 7 películas en Blu-ray por segundo

Continúan los trabajos de investigación para mejorar la velocidad de transmisión a través de redes WiFi. El último experimento ha sido capaz de alcanzar la velocidad de 2,5 Tbps, una velocidad equivalente a enviar siete películas en calidad Blu-ray por segundo.

Hace solo una semana nos hacíamos eco de la noticia que alertaba sobre el progresivo empeoramiento de la calidad de la señal WiFi. Esto se debe al aumento en el número de dispositivos inalámbricos, que provoca una saturación en las redes y propicia que la eficiencia de las conexiones WiFi se vea afectada. El último informe advertía que a menos que se modernice el estándar utilizado en la actualidad (que apenas ha variado en las últimas décadas), los problemas irían en aumento.

No obstante, no son pocos los trabajos realizados por investigadores para tratar de mejorar la velocidad de transmisión a través de estas redes. En el último año nos hemos hecho eco de varios avances, pero una nueva tecnología deja a la mayoría de ellos muy atrás. Hablamos del sistema desarrollado por investigadores estadounidenses e israelíes en un laboratorio de la NASA en la Universidad de California Sur. Según explican en información recogida por Gizmodo, el equipo consiguió un récord de transmisión a través de WiFi de nada menos que 2,5 Terabites por segundo.

Para ello utilizaron ondas electromagnéticas torcidas hacia su vórtice de modo que consiguieron incluir una mayor cantidad de datos en una única corriente de señales. Su logro fue conseguir torcer ocho corrientes de datos que se transmiten de forma simultánea con una capacidad cada una de ellas de 300 Gbps y así lograr esta impresionante velocidad de 2,5 Tbps. En el experimento se enviaron datos entre dos puntos a un metro de distancia y con equipos de alta tecnología, pero es un primer paso para que esta señal ultrarrápida acabe teniendo una utilidad comercial a medio o largo plazo.

Los científicos destacaron las posibilidades de esta tecnología, que permitiría resolver los problemas actuales de ancho de banda en algunos tipos de servicios de comunicación. El problema, como sucede en estos casos, es la tardanza en la aplicación de las tecnologías experimentales a dispositivos útiles y accesibles para los usuarios. Lo más seguro es que sean años de espera pero el camino está trazado y esperemos que se acelere su llegada a los hogares para que se subsanen los actuales problemas de baja velocidad de transmisión a través del WiFi.