Apple pretende convertir el nuevo iPad en videoconsola lanzando su propio mando

Mucho se ha hablado en los últimos meses del interés de Apple por dar el salto al sector de los videojuegos y la salida del nuevo iPad podría ser un primer paso en esta dirección. La compañía estaría desarrollando un mando propio para convertir su tableta en una videoconsola.

Apple quiere sacar el máximo provecho a su nuevo iPad y está dispuesto a orientarlo a un mercado de tremendo éxito como es el de los videojuegos. Hasta el momento uno de los usos más frecuentes que los usuarios han dado a las tabletas de la compañía de Cupertino ha pasado por el juego de los títulos que han sido adaptados a esta plataforma.

Sin embargo, el control táctil en su pantalla se ha convertido en un obstáculo a la hora de disfrutar de algunos juegos más allá del género casual como los ya clásicos Angry Birds o Fruit Ninja. Por este motivo, tal y como informa Movilzona.es, Apple podría estar inmersa en el desarrollo de un mando que se conectaría a la tableta y poder ofrecer las mismas condiciones a la hora de jugar que lo hacen las videoconsolas domésticas. Igualmente, abriría la puerta a la llegada de títulos enfocados a otro tipo de jugador, los llamados hardcore gamers.

El proyecto, aún en una fase muy primaria según la información publicada, no es el primero que se conoce de este tipo. Productos como el iPad Cabinet de iCade o el mando Bluetooth 8-Bitty han sido creados para exprimir estas posibilidades en las tabletas de Apple, pero no han acabado de tener la compatibilidad que de ellos se esperaba para jugar más allá de los emuladores de consolas o recreativas antiguas. No obstante, sí se conoce un mando que se conectaría a través de Bluetooth con dos sticks analógicos, conocido como SteelSeries iON, que sería compatible tanto con los iPad como con tabletas Android y con todo tipo de juegos.

Igualmente, encontramos en su línea el llamado 60beat, con un diseño similar a los mandos de PlayStation y un ligero toque que le acerca al de Xbox 360, que iría conectado a través de la entrada minijack de audio. Su escasa compatibilidad y el precio (49,99 dólares) lo hace poco rentable. Por otro lado, también hay que recordar los intentos por hacer del iPhone un mando para el iPad, visto en títulos como FIFA 12, pero de nuevo nos encontramos con el hándicap del control táctil.

En cualquier caso, parece cuestión de tiempo que Apple se líe la manta a la cabeza y dé un paso al frente en esta dirección. El poderoso hardware que encierra el nuevo iPad perfila a su tableta como una potencial videoconsola que sólo podría ser exprimida al máximo más allá del control táctil. ¿Será el primer paso para adentrarse en un mercado copado ahora por los gigantes como Nintendo, Sony y Microsoft?