El plazo de rebaja en el precio de las llamadas móviles enfrenta a Bruselas con la CMT

Los plazos previstos para la rebaja en el precio de las tarifas móviles vuelve a estar en el epicentro del debate entre la Comisión Europea y la CMT. Mientras la institución exige una rebaja inmediata en el precio de las tarifas de terminación móvil por considerar los precios muy caros, el regulador aboga por mantener su plan de rebajas progresivas hasta 2014.

La Comisión Europea y la CMT (Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones) han reiniciado el debate acerca del precio de las tarifas de terminación móvil, es decir, aquellas que se aplican entre sí los operadores por la entrega de las llamadas. Una rebaja en su precio abre la puerta a la rebaja del precio final que pagan los usuarios por las llamadas. Aunque el regulador español anunció recientemente que adelantaría los plazos de su calendario en los que prevee dicha rebaja, la Comisión Europea quiere que estos se aceleren.

El Ejecutivo comunitario hizo un llamamiento en este sentido al regulador español para evitar "un año más de precios innecesariamente altos para los usuarios de móviles en España en un momento en que los consumidores españoles ya se encuentran seriamente afectados por la crisis económica". Los planes de la CMT pasan por que se alcance el precio objetivo (rebaja desde los 4 céntimos de euro a los 1,09 céntimos) el 1 de enero de 2014, pero esta fecha parece demasiado lejana para la institución europea, que pretende que se produzca el 1 de enero de 2013. "El sector ha tenido ya tres años para adaptarse y no se puede justificar otro año de demora", explicó Neelie Kroes, vicepresidenta de la CE y responsable de Telecomunicaciones.

La Comisión Europea ha asegurado que la propuesta del regulador español no se ajusta "a los principios y objetivos de la normativa sobre telecomunicaciones de la UE", que exige que los Estados miembros promuevan la competencia y los intereses de los consumidores en la UE, así como el desarrollo del mercado único. Sin embargo, como leemos en el blog de la CMT, la rebaja progresiva estaría justificada por varios factores.

"Acometerla de una vez o en un plazo muy reducido de tiempo podría suponer un impacto desestabilizador del mercado móvil, ya que se reducen significativamente los ingresos de algunos operadores en unos momentos en los que el sector debe acometer fuertes inversiones", subraya la CMT. El despliegue de redes de cuarta generación móvil (a lo que hay que sumar cerca de 2.000 millones de euros de inversión en licencias de uso del espectro) podría verse frenado en caso de la reducción de la inversión.

Lo cierto es que los operadores ya han mostrado abiertamente sus críticas al plan de rebajas establecido por la CMT, lo que nos lleva a deducir su más que probable descontento al conocer la propuesta de la CE. Hace un mes llegaron a mostrar su oposición frontal amenazando con la toma de medidas judiciales para evitar que el regulador acelerase el llamado "glide path", por lo que en caso de acelerarse la rebaja en los precios de terminación el descontento podría convertirse en un enfado manifiesto por parte de las compañías.