Europa abre las puertas a la banda ancha móvil ultrarrápida. ¿Cuándo lo hará España?

La explosión de la cuarta generación de banda ancha móvil en nuestro continente es cuestión de tiempo pero, ¿cuánto exactamente? La Comisión Europea ha dado hoy un empujón a estas conexiones que permiten velocidades de alta velocidad, pero en España los operadores aún esperan a que el Gobierno dé luz verde a las nuevas frecuencias.

A través de Europa Press conocemos la decisión de la Comisión Europea de aprobar las normas de apertura de las bandas de radiofrecuencia de 900 y 1800 MHz que permiten a los dispositivos móviles de cuarta generación (4G) acceder a las nuevas redes de alta velocidad que desplegarán los operadores de telecomunicaciones. La decisión adoptada desde Bruselas busca además "impulsar la competencia en el sector".

Su plan técnico pasa por la convivencia de los dispositivos que utilizan sistemas GSM (móviles de segunda generación), terminales 3G y ahora los de cuarta generación en las bandas de frecuencia de 900 y 1800 MHz. Bruselas ha señalado que antes del próximo 31 de diciembre todos los países de la Unión tendrán que haberse asegurado de que las bandas GSM están disponibles para los sistemas de cuarta generación Long Term Evolution (LTE) o WiMAX.

Según la comisaria para las telecomunicaciones del organismo comunitario, Neelie Kroes, diversos estudios técnicos ya habían demostrado en 2009 que estos sistemas 4G podían convivir con los anteriores usando el mismo ancho de banda. Además, las condiciones técnicas de estas redes que utilizan las citadas bandas permitirán evitar interferencias con los sistemas en bandas de frecuencia vecinas, como el sistema GSM.

Despliegue en varios países europeos

De este modo, la Comisión Europea continúa con su plan de impulso de las conexiones de banda ancha móvil ultrarrápida. Por ahora algunos países de la Unión ya han comenzado el despliegue de sus redes LTE, siendo la referencia dentro del territorio comunitario Suecia. Alemania, de la mano de O2, la filial en el país centroeuropeo de Telefónica, lleva a cabo el despliegue de las infraestructuras que permiten acceder a Internet a velocidad de hasta 100 megas.

El impulso responde a los pronósticos de algunos informes que señalan que al finalizar 2012 existirán al menos 64 ofertas comerciales de banda ancha móvil ultrarrápida, parte de ellos en Europa. Sin embargo, no sabemos si alguna de ellas será desarrollada en España, dado que el Gobierno aún no ha comenzado el proceso de reparto de frecuencias. En él la filial española de TeliaSonera, Yoigo, ya ha mostrado su intención de participar para desplegar una red LTE en nuestro país, aunque se desconoce si finalmente conseguirá hacerlo.