Alejandro Sanz iguala los derechos de los niños africanos con SIDA a los derechos de autor

El cantante Alejandro Sanz vuelve a la carga. Después de haber recibido numerosas críticas tras mostrar su decepción con el Congreso por rechazar la Ley Sinde y arremeter contra los internautas llamándoles "talibanes de Internet", en esta ocasión ha hecho una comparación poco afortunada entre los derechos de los niños africanos con SIDA con los de propiedad intelectual.

Apenas pasa día en el que algunos personajes del mundo de la "cultura" arremetan contra usuarios de redes P2P o contra el Gobierno. De nuevo ha sido el cantante madrileño Alejandro Sanz quien ha utilizado su cuenta de la red de microblogging Twitter para criticar a aquellos que no respetan la propiedad intelectual en Internet.

El madrileño afincado en Miami quiso defenderse de los supuestos "ataques" que los internautas. "A los que me atacan con tanta pasión. Usenla para ayudar donde hay injusticias de verdad. No sean cagones. A mí me resbala", comentó en su entrada. Y a continuación procedió a una comparación a la que aún se continúa buscando explicación: "Demuestren que están a favor de los derechos.. De los derechos de los niños con Sida en Africa a tener medicación a su alcance. No me jodan con estupideces… Saben que los derechos de los creadores son legítimos…".

Seguidamente, además, se mostró en tono desafiante y recurriendo al insulto. "Y si después de todo esto todavía son capaces de poner en duda que una idea tiene que ser protegida entonces vengan conmigo a los pueblos de Africa y vean el talento y si no tienen huevos cállense, cagones".

En su siguiente entrada en Twitter, tal y como informa Portaltic.es, el cantante continúa con una retahíla de palabras contundentes similar. "Así que, ustedes pueden decirme a mí lo que quieran, pero aquí, los fascistas y los peseteros son ustedes que le impiden a los nuevos talentos tener un futuro, que no les importa que los trabajadores de la cultura que pierdan su trabajo", aseguró tras afirmar que "yo no soy el enemigo. A mí me podéis decir lo que queráis, yo tengo mi vida resuelta".

El artista continúa, por tanto, ganando papeletas para ser uno de los personajes más criticados en la Red. Todo atisbo de reflexión intelectual brilla por su ausencia en sus palabras, plagadas de insultos y desafío a quien osa criticarle. ¿Hasta qué punto tiene potestad para llamar "cagones" a quienes no comparten su opinión? ¿Se resentirá su imagen tras estas polémicas declaraciones?