La reforma del canon tardará meses y se seguirá ignorando la postura de los usuarios

A pesar de que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TSJUE) data de finales de octubre de 2009, la reforma del canon digital en España se prolongará todavía durante meses. De poco parece haber servido que el TSJUE declarase esta tasa indiscriminada y obligase al Gobierno a reformarla. El Ejecutivo no parece tener prisa por hacerlo.

Las primeras conclusiones tras la reunión mantenida entre los ministerios de Industria y Cultura con la patronal del sector de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), Ametic, y con entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual para abordar la reforma del canon digital como la SGAE, ya están sobre la mesa. Según leemos en CincoDías.com, el director general de Ametic, José Pérez, confirmó que "todo apunta que será un proceso largo".

Sin especificar por cuánto tiempo se prolongarán estas negociaciones todo parece que el proceso será todado con calma, quizá excesiva calma. "Fue una simple toma de contacto. No entramos a negociar sobre qué equipos deben o no estar gravados por el canon ni en qué entidades", admitió Pérez. Como mínimo parece que serán cuatro meses el plazo que concederá el Gobierno para que se logre el acuerdo, y dadas las intenciones parece impensable que se consiga un pacto con anterioridad a este límite.

Tras la reunión se acordó que para agilizar los trámites y estudiar posibles soluciones se crearán dos grupos de trabajo, uno centrado en el área de reprografía y otro en el audiovisual. A partir de ahí se fijará un calendario de reuniones, siendo el próximo martes 18 de enero la fecha en la que tenga lugar la siguiente reunión.

Desde Ametic se ha afirmado que pretenden "que se aplique la directiva europea y que las cantidades que se fijen sean compensatorias por la copia privada y no que tengan un fin recaudatorio", lo que podría traducirse en una reducción del número de dispositivos a los que se aplica el canon y una posible rebaja en esta tasa. Sin embargo, las entidades gestoras se encuentran en el punto contrario porque consideran que "el canon es el mejor vehículo para equilibrar el beneficio de los usuarios de hacer copias privadas con el derecho de los titulares a recibir un beneficio por su trabajo".

Los usuarios, ignorados en la reforma

Y mientras la patronal y las gestoras retoman el diálogo con el Gobierno, ¿quién escucha la voz de los usuarios? Desde la asociación de consumidores Facua ya han surgido las primeras críticas al Ejecutivo por "no tener en cuenta" la opinión de los consumidores. Según su portavoz, Rubén Sánchez, al menos debería conocerse "la valoración de los usuarios sobre el canon digital y sobre las alternativas que deberían ponerse en marcha" para evitar esta tasa "arbitraria e injusta".

La reforma debería ir más allá de lo referente a empresas y organismos, ya que los consumidores también pagan un canon por soportes de almacenamiento que son utilizado con otros fines distintos a la copia privada de material protegido con derechos de autor. Con esto mimbres, poco parece que variará de la actual la nueva cesta que elaborará el Gobierno.