P2P : Culpables hasta que se demuestre lo contrario

P2P : Culpables hasta que se demuestre lo contrario

Redacción

Los usuarios de banda ancha fija tendrán que demostrar que no han descargado material protegido con derechos de autor en caso de ser acusados de ello y obligados a pagar una elevada multa. No, no se asusten, de momento en España no se ha llegado a este extremo en el que la presunción de inocencia es prácticamente inexistente. Bienvenidos a Nueva Zelanda.

El país oceánico ha puesto en marcha su nuevo intento por acabar con el "ilícito tráfico que se genera con el intercambio de archivos" (P2P), según informa Arstechnica.com. Ya en 2009 los legisladores intentaron poner en marcha su plan para desconectar a los usuarios que descargasen material protegido con copyright pero tuvieron que retroceder sobre unos pasos que ahora vuelven a retomar.

En esta ocasión, el nuevo régimen legal para evitar el P2P propone multas de 15.000 dólares neozelandeses (cerca de 8.300 euros) a las conexiones en las que se detecte este tráfico. La elevada multa no sólo servirá para compensar a los propietarios de los derechos de autor sino que tendrá un carácter sancionador por este comportamiento y que no se repita en el futuro.

Una vez el llamado Tribunal del Copyright ponga en funcionamiento las notificaciones a los usuarios serán éstos quienes tengan que demostrar su inocencia, aunque los propietarios de los derechos de autor tendrán que demostrar igualmente sus acusaciones. Según los impulsores de este sistema, "así los dueños del copyright desarrollarían de forma más eficiente sus medios para el rastreo y la obtención de remedios contra estas infracciones". Hay que tener en cuenta que en la actualidad un tercio de los litigios por derechos de autor en Nueva Zelanda no salen adelante, pero esta ley, sin duda, les daría un espaldarazo.

Desconexiones en Francia y Reino Unido

Al igual que sucede en Francia con la Ley Hadopi, se vuelve a perseguir a los propietarios de las conexiones, con los consiguientes riesgos que ello conlleva y que podemos ejemplificar con un cibercafé. Si allí un usuario instala en su sesión un programa como BitTorrent y realiza descargas, será el establecimiento quien sea sancionado económicamente en el caso del país neozelandés e incluso con la desconexión en el país galo.

Desde el Partido Verde del país oceánico ya se ha señalado que esta ley es "desproporcionada y no solucionará el problema". Por lo que respecta a España, este tipo de medidas legales no han sido propuestas de momento, pero la Coalición de Creadores ya avanzó en su momento que si la Ley Sinde no funciona contra las descargas, se propondrán nuevas leyes más duras tomando de ejemplo los modelos franceses o británico de desconexiones o ahora el neozelandés.