Rapidshare opta por vender películas y música a sus usuarios

Rapidshare opta por vender películas y música a sus usuarios

Javier Sanz

Rapidshare sigue cediendo a las industrias discográfica y cinematográfica. En un intento de no ver reducido su tráfico tras anunciar que almacenará la dirección IP de los usuarios que suban o descarguen contenido protegidos, el servidor de descargas ofrece la compra de música y películas a los usuarios que intenten descargar este tipo de archivos.

Como resultado de las continuas presiones, el servidor con sede en Suiza ha puesto en marcha un nuevo sistema que aspira a convertir en compradores a los usuarios que usan su servicio para descargar contenidos protegidos.

De este modo, cuando un usuario realice una búsqueda para descargar películas o música con derechos protegidos, será redirigido a una tienda online donde estos usuarios podrán comprar el material de forma directa.

Este nuevo sistema de Rapidshare, instaurado a comienzos de año, ha sido bien recibido por los usuarios según la compañía. «Nuestra impresión es que muchos usuarios no pueden distinguir entre contenidos pirateados o legítimos, pero que de todas formas prefieren descargar el material desde un sitio confiable y seguro, en lugar de correr el riesgo de verse involucrados en actividades de piratería», estima Rapidshare.

Quizá sea demasiado pronto para pronosticar si la medida adoptada por Rapidshare triunfará pero es probable que los usuarios opten por seguir descargando este tipo de archivos en otros servidores de descarga directa como puede ser Megaupload o en el caso de las películas vía streaming.