La gama Xperia dispara a Sony que busca ser alternativa a Samsung y Apple

La gama Xperia dispara a Sony que busca ser alternativa a Samsung y Apple

Claudio Valero

La firma nipona Sony ha presentado los resultados del primer trimestre del año fiscal y son mucho mejores de lo esperado por los analistas. Los japoneses consiguen unos beneficios de 27 millones de euros que contrastan con las pérdidas de 188 millones de euros del mismo periodo del año anterior. La gama Xperia es una de las principales artífices de esta recuperación, que quiere devolver a Sony a una posición de privilegio para competir con Samsung y Apple.

El gigante de la tecnología informó de unos beneficios operativos de 279 millones de euros, seis veces superiores a los registrados en el mismo periodo de 2012. Los ingresos interanuales por ventas se incrementaron en un 13% hasta situarse en 13.040 millones de euros. La depreciación continuada del yen y el importante crecimiento de las ventas de smartphones y tabletas de la gama Xperia ha sido claves en los resultados.

Concretamente, el segmento de la compañía responsable de los smartphones y los ordenadores portátiles disparó sus cifras y las ventas crecieron un 36,2% hasta rozar casi los 3.000 millones de euros. Sony quiere aprovechar la buena acogida que han tenido sus últimos modelos entre los usuarios para escalar puestos y conseguir arrebatar algo de cuota de mercado a Samsung y Apple. Actualmente, la firma nipona no está situada entre los cinco mayores vendedores de smartphones del mundo.

Después de cuatro años consecutivos de pérdidas, parece que restructuración llevada a cabo durante 2012 empieza a recoger sus frutos. Pese a ello, aún existen divisiones que pasan por un mal momento y no acaban de volver a la senda de los beneficios. Este es el caso de la división de televisores. Sony intentará crecer apoyándose en la nueva tecnología 4K.

Por último, se espera que el lanzamiento de la PlayStation 4 durante el periodo navideño sea un estímulo para la compañía. La firma nipona ha conseguido ingresar un 5,3% más de lo esperado por los analistas y mantiene intacta sus previsiones para el año 2013, donde espera obtener un beneficio neto de 383 millones de euros.