La SGAE en problemas. Además de los números rojos su presidente es cuestionado

Se agudizan los problemas en el seno de la SGAE. Después de conocerse la delicada situación económica y a falta de apenas unos días para que se cumpla el segundo aniversario del escándalo que supuso la detención de Teddy Bautista, su sucesor es criticado desde dentro de la entidad.

Sublevación dentro de la SGAE. Con esta terminología se refiere ABC a la situación que se vive dentro de la Sociedad General de Autores y Editores, cuya imagen continúa muy devaluada a pesar de la renovación en su directiva con la llegada de Antón Reixa a la presidencia. Hace unos días se aprobaban con escaso margen de aceptación las cuentas, con un 56,1% de los votos de los socios a pesar de haber sido muy negativas.

Esto parece haber sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de algunos socios. Fermín Cabal, uno de los cuatro vicepresidentes de la entidad, y Antonio Onetti, presidente de la Fundación Autor, han firmado una crítica carta hacia Reixa, a quien piden que deje la presidencia de la sociedad para dar paso a otra candidatura.

"La actual situación en la que se desarrolla la gobernación de la SGAE es cualquier cosa menos deseable", resaltan en su texto. Los firmantes no dudan en acusar al presidente de "fuertes dificultades para ejercer su papel desde el consenso y sostener posturas personalistas que no han sido debatidas previamente en los órganos de dirección". Asimismo, le reprochan procesos de elección de algunos cargos en la entidad, su "insistencia en invadir las competencias de la directora general y del director económico" y "el recurso constante a amistades inoportunas".

"Aunque en estos meses se han conseguido muchas cosas, desgraciadamente se han oscurecido ante la masa social y la opinión pública por tantos errores, sobre todo en el ámbito interno", explican. En esta línea, Onetti acusa a Reixa de haber recibido comisiones de la empresa Thesan, contratada para ocuparse de la desinversión de Arteria y a la que la entidad pagaba mensualmente 35.000 euros. Esto le ha llevado incluso a plantear la denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción, por lo que otro escándalo podría salpicar de lleno a la gestora cuando se cumplen dos años de la detención de su antecesor, Teddy Bautista.

Por último, Cabal y Onetti piden "una salida honorable para el señor Reixa" y animan a la elección de un sustituto "no presidencialista y no intrusista en las áreas que no le competen además de tener un perfil mediático lo más bajo posible".