Las amenazas de la industria acaban con dos conocidos trackers de BitTorrent

GazelleGames y Underground Gamer han cerrado sus puertas esta semana ante posibles problemas legales. Los dos famosos trackers de BitTorrent especializados en videojuegos han tomado esta difícil decisión en previsión de fuertes sanciones para sus administradores en EEUU.

Torrentfreak informa sobre los últimos cierres de trackers de la red P2P BitTorrent. El primero de ellos, GazelleGames, ha decidido cerrar de forma permanente después de tres años online. Se trataba de uno de los trackers privados de la red con más usuarios y estaba especializado en videojuegos. Aunque no se conoce de forma específica el número de usuarios se contabilizaban por miles, los cuales se encontraron con un sorprendente mensaje en la web de inicio posteado por sus administradores.

La noticia se conoce días después del cierre de otro tracker similar, Underground Gamer. En este caso los detalles exactos del cierre no se conocen aunque también se especula que podría ser por las amenazas de un grupo relacionado con la industria cultural y del entretenimiento. En este caso el servicio parece suspendido de forma temporal, por lo que sus creadores podrían reactivarlo en un futuro.

Los cierres se han producido después de que bitGamer hiciese lo propio meses atrás. Los primeros indicios apuntan a la Asociación del Software de Entretenimiento (ESA en sus siglas en inglés) como responsable de las amenazas legales, que podría haber contratado a un grupo antipiratería para actuar en nombre de otras famosas compañías del sector entre las que se cita a Electronic Arts.

Lejos de acabar con el P2P

No obstante, a pesar de estos cierres y las presiones de esta industria contra los trackers cabe preguntarse qué efecto tendrá a nivel global. Cuesta creer que el fenómeno P2P vaya a paralizarse por acciones tan puntuales a pesar de la importancia de estos servicios. Los miembros de los mismos a buen seguro encuentran acomodo en las innumerables alternativas que existen en la Red, por lo que es llamativo que las grandes compañías sigan realizando estos ímprobos y fútiles esfuerzos en su persecución contra el peer to peer en lugar de ofrecer servicios legales y asequibles a los que con toda seguridad sacaría mayor rentabilidad económica.