Crean un nuevo diseño de fibra óptica que alcanza una velocidad de récord

Crean un nuevo diseño de fibra óptica que alcanza una velocidad de récord

Redacción

Prosiguen las investigaciones para mejorar la transmisión de señales a través de las redes de fibra óptica. El último avance nos llega desde Reino Unido, donde un grupo de científicos ha conseguido que la señal luminosa que viaja en estas redes alcance el 99,7% de la velocidad de propagación de la luz en el vacío.

Las redes de fibra óptica son vistas como la infraestructura del futuro en lo que a telecomunicaciones se refiere gracias a las enormes ventajas que ofrecen respecto al cobre tradicional. A ello hay que unir los numerosos estudios que buscan amplificar sus posibilidades y que mejoran tanto la velocidad de transmisión de señales como la baja latencia que ofrecen. La última de estas investigaciones llega desde la Universidad de Southampton, donde un grupo ha conseguido un avance muy destacado.

El hito logrado por este equipo de investigación pasa por multiplicar la velocidad de propagación de las señales de luz a través de estas redes. En comparación con las actuales fibras ópticas, su avance consigue una mejora del 30% en la velocidad de propagación de la luz y conseguir una latencia extraordinariamente baja.

Para ello ha rediseñado la fibra, mejorando la conexión vidrio-aire. Los científicos se han basado en que la luz se propaga a mayor velocidad en el aire que en el cristal, por lo que dejaron hueco el núcleo de la fibra y mejoraron su cubierta. De este modo consiguieron alcanzar una velocidad de transmisión de 73 Tbps que deja en anécdota los 40 Gbps que se alcanzan en la actualidad. Para alcanzar dicha velocidad en esta red de fibra hueca transmitieron 37 señales a 40 Gbps a través de una misma fibra, lo que les ha permitido alcanzar este récord.

No obstante, no es el único que hemos conocido en este 2013. El pasado mes de febrero un grupo de la Universidad de Santiago de Compostela alcanzó los 1050 Tbps a través de una fibra multinúcleo con 14 núcleos. Dicha configuración equivale a 14 fibras compartiendo cubierta en paralelo y que transmitían a 75 Tbps lo que le permitió llegar a dicho récord. Buenas noticias que, en cualquier caso, no tendrán una aplicación comercial más que a largo plazo pero que demuestran cómo el futuro de las conexiones fijas pasa indudablemente por este tipo de redes.