Nokia prepara un sistema para recargar el móvil a través de las ondas

Nokia prepara un sistema para recargar el móvil a través de las ondas

Redacción

La duración de la batería sigue siendo uno de los grandes problemas al utilizar el teléfono móvil. Con el fin de atajarlo son muchas las ideas que surgen, a cada cual más imaginativa. La última de ellas es en la que está inmersa Nokia, que buscaría crear una tecnología que recargase la batería mediante las ondas de radio.

Transformar la radiación electromagnética en energía eléctrica. Sobre este precepto trabaja Nokia en uno de sus centros de investigación en Reino Unido con el fin de hacer posible algo que a día de hoy parece utópico. Su intención es convertir en energía para recargar las baterías móviles aquellas radiaciones electromagnéticas que se emiten desde múltiples aparatos tecnológicos como pueden ser las propias antenas de telefonía móvil o televisión o las de los transmisores WiFi.

Markku Rouvala, quien lidera un grupo de investigadores en la materia, está trabajando en un prototipo con capacidad para recolectar hasta 50 milivatios de potencia. Con éstos podrían recargar un móvil apagado, aunque de momento solo han conseguido entre 3 y 5 milivatios, una cifra que queda lejos del objetivo marcado pero que es un primer paso adelante.

La tecnología funciona de forma similar a las etiquetas RFID que habitualmente se usan para transmitir la identidad de un objeto mediante señales de radio (como por ejemplo, las alarmas antirrobo en centros comerciales). Para ello utilizan dos circuitos pasivos con los que se recolecta energía «aunque solo se reciban microvatios, siempre que el circuito no utilice más de los que está recibiendo». Con el objetivo de aumentar la capacidad de energía recolectada y el rango de frecuencias en el que trabaja la tecnología, el equipo de investigación está intentando que el receptor capture señales en un amplio rango de frecuencias que van desde los 500 MHz a los 10 GHz.

Como es habitual con este tipo de anuncios, conviene no tirar las campanas al vuelo. Su aplicación comercial aún tardará mucho tiempo en implementarse, pero si lo miramos de forma optimista se trata de un primer paso para la independencia a la hora de recargar el móvil a través de la corriente eléctrica. Esperemos que en unos años (tres o cuatro años según se reconoce desde la compañía finlandesa) este receptor sea una realidad y podamos cargar el móvil de forma automática a través de las ondas que nos rodean.