Multa millonaria a Nintendo por violar una patente en su 3DS

Multa millonaria a Nintendo por violar una patente en su 3DS

Redacción

Nintendo infringió la propiedad intelectual de un inventor para crear el efecto 3D sin gafas en su consola portátil 3DS. Así lo ha corroborado el Tribunal de Manhattan, cuya sentencia obliga al gigante nipón al pago de una multa equivalente a cerca de 30 millones de euros por este motivo.

Mazazo judicial contra Nintendo. El juicio encaminado a impartir justicia en el caso que enfrentaba a la multinacional asiática con el inventor Seijiro Tomita ya tiene sentencia y no ha sido favorable a la compañía. Como detallan nuestros compañeros de Gamerzona.com, el jurado del citado tribunal se ha posicionado del lado del demandante, al que deberá compensar económicamente el fabricante de la 3DS.

En concreto serán 30,2 millones de dólares los que recibirá después de demostrar que la Gran N había utilizado su patente sobre tecnología 3D sin gafas sin su permiso. La cifra es ostensiblemente inferior a la que demandaba en un primer momento (alrededor de 232 millones de euros), pero Joe Diamante, abogado del inventor, mostró su satisfacción por haber ganado el caso. «Estamos muy agradecidos a los miembros del jurado por su diligencia y gran trabajo. Ha sido un honor representar al señor Tomita y proteger su invento», afirmó tras conocerse la sentencia.

Por su parte, Nintendo no ha tardado en contestar con un comunicado oficial. En él insisten en la inocencia de la compañía al no haber utilizado las piezas claves indicadas en la patente de Tomita. A su vez anuncian que el caso no se resolverá con esta sentencia dado que están dispuestos a recurrirla por considerarla injusta. No obstante, no temen que la misma tenga impacto alguno en la comercialización de su portátil.

A la espera de conocer nuevos movimientos en los tribunales, se trata de un duro golpe contra el gigante japonés, quien en los últimos años ha mantenido un discurso muy duro contra las infracciones de la propiedad intelectual. Recientemente acusó a España de ser uno de los paraísos de la «piratería» tanto en Internet como a la hora de vender dispositivos que permiten ejecutar -entre otras funciones- copias de juegos en su portátil DS.

Paradójicamente es la propia Nintendo la condenada por infringir la propiedad intelectual de patentes y ganar ingentes beneficios con ello. Mientras, en España según la Justicia tanto los cartuchos flash como el intercambio de archivos (P2P) y las páginas de enlaces que tanto ha criticado la compañía de la industria del videojuego son perfectamente legales, por lo que no solo debería plantearse un cambio en su discurso contra la «piratería», sino que además debería dejar de copiar sin permiso la propiedad intelectual de otros autores.