Microsoft, obligada a reaccionar ante el anuncio de PlayStation 4

Microsoft, obligada a reaccionar ante el anuncio de PlayStation 4

Redacción

El anuncio por sorpresa del evento convocado por Sony para el 20 de febrero y en el que se podría presentar PlayStation 4 obliga a Microsoft a responder si no quiere perder comba con su máximo rival. ¿Adelantará la presentación de Xbox 720?

Quien golpea primero, golpea más fuerte. Esta táctica había funcionado a la perfección a Microsoft durante los últimos años, cuando supo anticiparse a Sony y lanzar su Xbox 360 con tiempo suficiente para aprovechar el tirón de la nueva generación y adelantar en ventas a PlayStation 3. La situación se ha mantenido durante varios años hasta el punto de que hasta hace poco lideraba las ventas de consolas domésticas. En la actualidad la distancia se ha reducido y la consola de los de Redmond alcanza los 73,9 millones de unidades por los 72,3 millones de PS3 según datos de VGChartz.

Con la convocatoria que tendrá lugar en Nueva York en apenas unas semanas la firma nipona pretende adelantarse esta vez y detallar las líneas básicas de su nuevo producto. Por el momento no está claro en qué forma innovará PlayStation 4, pero es de esperar que sea una consola de primer nivel en lo que se refiere a caractarísticas técnicas. Las filtraciones así lo han demostrado, pero a buen seguro Sony acaba sorprendiendo con algún elemento que la diferencie de posibles rivales como Xbox 720.

Como leemos en Gamerzona.com, el anuncio no puede sino acelerar los planes de Microsoft y su futuro equipo Next Gen. Aunque se ha planteado el esperar hasta el E3 2013 para que crezcan las expectativas en torno a la consola del gigante norteamericano otra posibilidad es que acabe por contrarrestar el impacto mediático logrado por su gran rival con un anuncio muy cercano. De hecho, semanas atrás, cuando se hablaba de la presentación de PS4 para mayo ya se especuló con una posible puesta de largo de la nueva Xbox a finales de marzo, en la Game Developers Conference.

En cualquier caso, antes o después, la firma estadounidense ha de reaccionar. A estas alturas descartamos ya una presentación antes del 20 de febrero ya que podría acabar siendo contraproducente para ambas compañías, pero la vía de la presentación en marzo ha ganado fuerzas con el anuncio de Sony. No en vano, Microsoft ha visto cómo en los últimos meses reducía los beneficios que anteriormente conseguía con su consola y necesita un revulsivo.

En definitiva, una guerra que no ha hecho más que comenzar y que a buen seguro el usuario final es el gran beneficiado. ¿Cuánto tiempo transcurrirá desde que Sony muestre las líneas maestras de PlayStation 4 hasta que Microsoft responda? ¿Cómo se traducirá en ventas esta diferencia en el tiempo?