Golpe legal a las empresas que no pagan impuestos en nuestro país

Golpe legal a las empresas que no pagan impuestos en nuestro país

Claudio Valero

Nuestro país tiene un grave problema con los impuestos que pagan las grandes empresas tecnológicas, bueno, más bien los que no pagan. Aunque esto puede que esté apunto de cambiar gracias a una resolución que obliga al grupo informático Dell a pagar más impuestos en España.

El diario Expansión recoge en su edición una noticia que sienta precedente en el terreno de los impuestos pagados por empresas internacionales en España. El TEAC (Tribunal Económico Administrativo Central) ha dado la razón a la Agencia Tributaria y sigue manteniendo la postura de que Dell debe pagar impuestos por todos los ingresos generados en nuestro país, y dejar de utilizar a su filial irlandesa para ello. Concretamente debe abonar los tributos del periodo comprendido entre 2000 y 2003, al entender que la presencia en nuestro país es los suficientemente sustancial y significativa para hacerlo.

La multinacional estadounidense Dell afirma no tener presencia en España y que su filial española es una simple comisionista de la sede irlandesa. Dell pretende tributar la totalidad de los ingresos en Irlanda debido al reducido impuesto de sociedades y a la permisibilidad fiscal del país irlandés, donde muchas empresas apenas pagan impuestos. La resolución deniega las pretensiones de Dell alegando que la compañía tiene una estructura en España desde la que presta un amplio abanico de servicios.

Esta decisión da fuerza a la Agencia Tributaria para proseguir con sus esfuerzos en pos de pago de tributos por parte de las grandes multinacionales. Así podrá intentar evitar que se siga extendiendo la práctica de utilizar terceros países, con impuestos más bajos, para no tributar toda la facturación e ingresos generados. De todas formas, aún hay que esperar a la resolución del recurso interpuesto por Dell ante la Audiencia Nacional.

No es el primer caso tributario de Dell

En 2011, Dell ya se enfrentó a la justicia noruega, que denunciaba un caso similar al español. En aquella ocasión, el Tribunal Supremo de Noruega dio la razón a Dell. A diferencia de la justicia española, en Noruega no se obligó a Dell a pagar impuestos. En nuestro país se entiende que un negocio online con personal dedicado para un país en concreto, debe pagar los impuestos correspondientes.

Esta resolución sobre la facturación de filiales en Irlanda y la tributación de la venta online abre la puerta a nuevas acciones contra otras multinacionales de la tecnología, como Apple, Google, Amazon, eBay o Facebook.