A partir del año que viene tendrás que pagar IVA en todo lo que compres a China

A partir del año que viene tendrás que pagar IVA en todo lo que compres a China

Alberto García

Adiós a uno de los chollos de los que llevan años beneficiándose los vendedores chinos. Hasta la fecha, casi todas las compras que hacemos a China vienen exentas de IVA y aranceles, ya sea porque su valor es muy bajo, o porque los vendedores declaran un valor inferior si hemos comprado algo que supere los 22 euros. A partir de 2021 dará igual el valor del producto: tendremos que pagar el IVA.

La UE introdujo un plan de reforma del IVA en 2015 para acabar con el fraude fiscal. En 2017, los estados miembros acordaron un segundo paquete de medidas, donde la primera parte entró en vigor el 1 de enero de 2019, y la segunda parte entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2021.

Son estas reformas las que obligaron a muchas empresas europeas a que éstas tuvieran un número de IVA en España, donde antes lo hacían con un IVA intracomunitario, como es el caso a la hora de comprar en Amazon. Actualmente, cuando una empresa supera cifras de recaudación que van desde los 35.000 a los 100.000 euros dependiendo del país, ésta tendrá que tener un número de IVA en el país donde haya recaudado ese IVA. A partir de 2021, la cifra se reduce a los 10.000 euros para ventas a distancia, ya que hasta ahora sólo se aplicaba para ventas físicas, de manera que habrá aún más empresas que tengan un IVA español a partir de ahora.

IOSS: adiós a la exención de IVA en pedidos de menos de 22 euros

Pero la parte que más nos va a afectar a los consumidores será sin duda la introducción del IOSS, o Import One Stop Shop. Actualmente, cualquier pedido valorado en menos de 22 euros que llegue a un país de la UE desde un país extranjero no paga IVA. Esto es positivo para el usuario, ya que en pequeños productos no tiene que preocuparse de los trámites aduaneros ni de pagar más dinero por importarlos.

Muchos vendedores de China se aprovechan de este vacío legal y declaran todo tipo de productos por menos del valor real, como puede ser un móvil, tablet, smartwatch, o básicamente cualquier producto que supere ese precio. Ante el gran volumen de envíos que hay, la mayoría pasan por aduanas sin tener que pagar impuestos porque no los abren para comprobar que el valor declarado coincide con el real.

Todos los pedidos de fuera de la UE tendrán que pagar IVA

A partir del 1 de enero de 2021 dará igual, ya que, según la nueva normativa, todo pedido que venga importado de un país fuera de la UE, tendrá que pagar IVA en una ventanilla única. Las tiendas tendrán que cobrar el IVA y luego ingresarlo posteriormente al país de destino mediante esta “Import One Stop Shop”, de manera que luego cuando el pedido llegue al país de destino, éste estará exento del pago de IVA en la importación, simplificando el proceso aduanero y llegando antes al consumidor.

Esto se aplicará a pedidos cuyo valor sea inferior a 150 euros. Si no se utiliza el IOSS para pedidos de menos de 150 euros, habrá un segundo mecanismo de simplificación para las importaciones, donde el IVA será recaudado en destino y pagado por el usuario, ya sea a la agencia de transporte o a la agencia aduanera correspondiente. El pago de este IVA se realizará de manera mensual por parte del usuario para simplificar los procesos.

En el caso de que los pedidos superen los 150 euros de valor, entonces se seguirá el mismo procedimiento de importación aduanera que hacemos en la actualidad, pagando el IVA y los correspondientes aranceles.

Por tanto, todas las empresas importadoras tendrán que tener su número de IVA, llamado IOSS-VAT, por lo que por ejemplo tiendas como AliExpress cobrarán el IVA a los usuarios, y tendrán que enviar todos los datos y el dinero al país de destino, en nuestro caso España. Este IOSS-VAT se asignará a una empresa que actuará como intermediaria para la recaudación de este impuesto.

Tal y como está planteado, esto introducirá también un nuevo problema: la doble imposición. Si un pedido llega a un país de la UE desde un país externo (por ejemplo, de China a España), sólo hay que pagar el IVA de importación. Sin embargo, si el pedido llega a otro país miembro antes, entonces habrá doble imposición. Por ejemplo, si llega de China a Alemania, y luego de Alemania a España, el IVA se tendría que pagar dos veces. Es posible que se introduzcan cambios en este aspecto, pero tal y como está planteado el nuevo sistema, este problema ocurrirá.

El objetivo de este tipo de medidas es evitar la evasión fiscal que ocurre cuando se realizan pedidos a China, e intentar favorecer las compras dentro de la Unión Europea. Al final, los usuarios se verán perjudicados porque tendrán que pagar más por los pedidos que hagan fuera de la Unión Europea, y los chollos de China dejarán de ser tan atractivos, por lo que tendremos que despedirnos de comprar móviles baratos.

Una técnica que usan muchos vendedores chinos en la actualidad es tener almacenes en los países de destino, de manera que pareciese a ojos de las autoridades que el pedido se enviaba dentro del país de destino. Veremos con qué nos sorprenden a partir de 2021, pero parece que lo van a tener muy difícil. Lo que ocurrirá más probablemente será que tendremos que pagar el IVA directamente en las tiendas chinas cuando hagamos el pedido, como AliExpress, Gearbest, Banggood y similares.

Según datos de la CNMC, el comercio electrónico en España alcanzó los 12.000 millones de euros en el segundos trimestre de 2019. La Unión Europea estima que se recuperarán 5.000 millones de euros en 2020 con las medidas introducidas, y 7.000 millones de euros a partir de 2021. En países como Alemania se reciben más de 600.000 pedidos al día de paquetes con un valor inferior a 22 euros.