Aprobadas las tasas Google y Tobin en España: ¿repercutirán en el usuario?

Aprobadas las tasas Google y Tobin en España: ¿repercutirán en el usuario?

Alberto García

El Gobierno ha aprobado hoy en el Consejo de Ministros el proyecto de ley de la tasa Google y la tasa Tobin, después de haberlo introducido en los presupuestos no aprobados del año pasado. Estas medidas buscan recaudar unos 1.800 millones de euros adicionales al año en España, pero su introducción ha generado mucha polémica. Vamos a ver que en qué consiste cada una de las tasas.

Hay una realidad en todo el mundo, y es que las empresas tecnológicas buscan pagar los menores impuestos posible. Actualmente utilizan un sistema conocido como el doble irlandés, que les permite tributar la mayor parte de los beneficios de un territorio con ventajas y exenciones fiscales. Por ejemplo, para Apple es Irlanda, donde redirigen todas las ventas de sus filiales europeas que tributan poquísimo en los países donde realmente generan los ingresos.

tasa google españa

Tasa Google: impuesto del 3% a las grandes tecnológicas

Aunque van a rediseñarse las leyes impositivas internacionales para evitar que las empresas que no tengan presencia física en un país tributen los ingresos generados en otros países, de momento la solución será esta tasa Google, que gravará con un 3% la publicidad online, los servicios de intermediación, y los servicios que obtengan ingresos basándose en los datos de los usuarios. No se gravan, por tanto, ventas de bienes o servicios entre usuarios o los contratados directamente a la empresa.

Las empresas que estarán sujetas al pago de este impuesto tendrán que tener al menos 750 millones de ingresos anuales, y 3 millones de ellos deberán generarse en España. Entre las empresas que tendrán que pagarlo están Google, Apple, Facebook o Microsoft, pero también otras como Telefónica, Uber o Airbnb. El impuesto será indirecto y no discriminatorio con respecto al origen de la empresa, y quedarán exentas de su pago las operaciones intragrupo, y podrán deducirse además del impuesto de sociedades.

El impuesto no grava al usuario, de manera que no debería afectar a los precios, aunque desde Ametic afirman que sí podría llegar a provocar un aumento de precios en una cifra que puede llegar a equivaler a 665 millones de euros, y que tendrían que pagar pequeñas empresas, autónomos, usuarios u organismos públicos si deciden subir los precios de algunos de sus productos en España.

Francia intentó introducir esta tasa (llamada GAFA en el país), pero Trump amenazó con aranceles al vino francés, por lo que retrasaron su introducción a finales de año cuando la OCDE se pronunciará sobre la creación de un impuesto conjunto de este tipo. España ha hecho lo propio, y se esperará a finales de año para introducirlo donde se espera que haya una tasa conjunta a nivel mundial, evitando así represalias por parte de Estados Unidos.

Por su parte, la tasa Tobin es un impuesto que se aplicará a las transacciones financieras, donde la compraventa de acciones de empresas españolas con una capitalización de más de 1.000 millones de euros será gravada con un 0,2%.

1.800 millones de euros al año con ambas tasas

En total, se espera que la tasa Google suponga 968 millones de euros de recaudación adicionales al año para España, mientras que la tasa Tobin aportaría 800 millones de euros. Algunas estimaciones rebajan esa cifra a la mitad, por lo que habrá que ver finalmente cuánto se recauda. La tasa Google a nivel europeo se estima que puede llegar a recaudar 6.000 millones de euros anuales para los países miembros.

Después de la aprobación del proyecto de ley, ambas tendrán que pasar por el Congreso de los Diputados. Finalmente, su entrada en vigor tendrá lugar el 20 de diciembre si todo va según lo previsto. Cuando la OCDE o la UE aprueben el nuevo impuesto, España adaptará su legislación al respecto.