¿Una nueva fibra óptica? Este proyecto pretende mejorar la transmisión de datos

Fibra Óptica

En algunas ocasiones hemos hablado del límite de la fibra óptica, una tecnología que no para de conseguir nuevos récord de velocidad de la fibra óptica. Se estima que su límite está muy lejos de alcanzarse, pero eso no evita que se siga trabajando en mejorar la tecnología que nos conectará a Internet en el próximo siglo. Ahora, conocemos todos los detalles del proyecto de un físico chileno para mejorar la transmisión de datos por fibra óptica para máxima capacidad y os damos las claves tras el salto.

Actualmente podemos contratar fibra de 1 Gbps para nuestras casas, pero una futura subida de velocidad está ya siendo estudiada por los operadores. La creciente demanda de conectividad, tanto fuera como dentro del hogar, hace necesarias tecnologías como la fibra óptica o el 5G que ofrecen un gran ancho de banda, velocidad o capacidad. Concretamente, la fibra óptica es el motor de todo y encontrar formas de seguir presionando sus límites parece la obsesión de algunos.

Mejorar la transmisión de datos por fibra óptica

En este caso, hablamos del proyecto del físico chileno Rodrigo Vicencio que lleva más de 15 años estudiando la transmisión de datos e información a través de la luz para mejorarla. Durante esta semana ha publicado un modelo que podría cambiarlo todo, afectando directamente al flujo de datos a través de Internet.

Fibra cable

Este físico de la Universidad de Chile y del Instituto Milenio de Óptica (MIRO), junto con un estudiante llamado Gabriel Cáceres, han publicado su trabajo en la última edición de la revista Physical Review. Ahí presentan un sistema para mejorar el envío de datos en las redes de fibra óptica con una propuesta simple, pero a la vez sofisticada.

Nos explican que “cuando mandas información por fibra óptica tienes una cantidad limitada de información que puedes enviar, dada por el espacio”. Por esa razón, quieren implementar un mecanismo para que quepan más fibras dentro del cable, algo que han logrado a nivel teórico.

Sigue explicando que “los cables marinos traen muchas fibras juntas agrupadas en ramilletes. Hay que ponerlas separadas y revestirlas con un plástico muy parecido al de cobre para evitar que la información se pierda, que la luz salte de una guía a la otra. Ese plástico aumenta el tamaño de la fibra y quita espacio. Lo que nosotros estudiamos es como poner las fibras sin ese plástico evitando que se pierda información”.

En su propuesta está contemplado un cambio en la disposición de las fibras y el uso de cristales fotónico. Siguen contando que “usualmente la luz se dispersa al viajar por un cristal fotónico, pero con el arreglo especial que hemos propuesto, la luz viaja siempre por la misma fibra y no se pierde información alguna. La ventaja de estudiar este efecto es que se podría lograr aumentar la densidad de información que enviamos sin preocuparnos de perderla”.

Para que lo entendamos, si colocamos dos fibras ópticas separadas por 20 micrómetros, en 2 milímetros de recorrido la luz se perderá en una de las fibras. Sin embargo, con su modelo se pueden tener las fibras muy juntas y con la longitud que se necesite sin problemas. Ahora tienen que ponerlo en práctica.

Escrito por Claudio Valero

Fuente > publimetro