Artículo 13 : ¿cómo cambia Internet a partir de hoy?

Artículo 13 : ¿cómo cambia Internet a partir de hoy?

Alberto García

Finalmente, hoy se ha aprobado el artículo 13 para toda la Unión Europea. Meses de lucha no han servido de absolutamente nada. Después de modificaciones y cambios en el acuerdo, finalmente el artículo que cambiará la forma en la que compartimos contenido en Internet ha sido aprobado por 348 votos a favor y 274 en contra, con 36 abstenciones. Una mala noticia para todos los internautas y también para todas las plataformas de contenido ya que desde la entrada en vigor de la polémica normativa tendrán que monitorizar todas las acciones de los usuarios incurriendo en costes adicionales.

Así te afecta el artículo 13

Gigantes como Wikipedia, Google y por supuesto miles de «Youtubers» hicieron una campaña activa para evitar la aprobación del artículo 13 en la UE, pero los miembros de Parlamento Europeo han hecho caso omiso de algo de lo que incluso se han quejado de manera abierta los directivos de decenas de grandes empresas.

artículo 13 ue copyright

Con el artículo 13, las plataformas como las redes sociales (Twitter, Facebook o Instagram, por ejemplo), van a tener que implementar filtros de copyright al contenido que en ellas se comparte. Este filtro comprobará si el contenido que se sube está sujeto a derechos de autor, y si lo está y no cuenta con permiso, será automáticamente bloqueado por la plataforma en cuestión.

Este contenido se podrá compartir siempre y cuando quien lo haga tenga permiso de los dueños de esos derechos de autor, o al menos haya intentado conseguirlo por todos los medios posibles. Según se ha publicado en la nota de prensa final, «la subida a la red de obras protegidas con objeto de citar, criticar, reseñar, caricaturizar, parodiar o imitar queda protegida, lo que garantiza que los memes y GIF seguirán disponibles y se podrán compartir en línea.» Por ello, los memes podrán seguir publicándose en redes.

Para un internauta la esencia de Internet cambia por completo. Por un lado las plataformas filtrarán de inicio los contenidos; los creadores también verán limitadas sus posibilidades ya que por ejemplo un Youtuber podría ser censurado a la mínima de cambio. Expertos señalan que hasta este momento las diferentes empresas actuaban a posteriori cuando detectaban una vulneración de derechos de autor. Con estea nueva normativa aprobada por Europa tendrán que actuar antes filtrando todo el contenido que se genera.

El filtro de subidas puede hacer aún más grandes a los gigantes tecnológicos

La aprobación de este filtro a las subidas de contenido es algo que no va a pillar de nuevas a las grandes plataformas de la red, como Facebook y YouTube, que llevan un par de años desarrollando estos filtros y ya los aplican al contenido que se comparte en el caso de YouTube (donde por ejemplo no podemos subir películas completas). Sin embargo, ellos mismos se han dado cuenta de que este método de moderación anticipada de contenido no es perfecto ni consigue evitar que el contenido sujeto a derechos de autor acabe en las redes sociales. Y en el caso de que este contenido se publique y no se tenga permiso para ello, quien se lleva la multa son las grandes plataformas. Por este motivo, actualmente cuando Youtube recibe una denuncia por vulneración de derechos de autor automáticamente censura el contenido antes de de comprobarlo. Es decir, primero dispara y luego pregunta.

Antes de esta votación, se votó aprobar una enmienda que habría sacado ambos artículos de la ley final, pero finalmente no ocurrió por 5 votos de diferencia, 13 de los cuales fueron erróneos y que habrían tumbado los artículos de haberse votado bien.

La principal preocupación que hay en torno a este nuevo bloqueo es que Internet pase a ser un lugar mucho más restringido y menos creativo. Además, se teme que solo las grandes plataformas puedan permitirse crear e implementar filtros de este tipo, dándoles todavía más poder del que tienen en la red. En definitiva, supone imponer un control a la información que se comparte en Internet de manera libre actualmente.

La nueva directiva del copyright ha contado con muchas críticas en los últimos meses, incluyendo protestas en las calles de Alemania con 150.000 asistentes, o la propia Wikipedia poniéndose de negro en Alemania, República Checa, Dinamarca y Eslovaquia. Se ha presionado muy intensamente a los diputados, y el propio presidente del Parlamento Europeo pidió que se dejase votar libremente a los parlamentarios en una ley que va a suponer un antes y un después a cómo navegamos por Internet en la Unión Europea. Se habían recogido 5,1 millones de firmas en contra del artículo 13 y 11, pero de nada ha servido.

Aunque había disciplina de voto y los principales grupos parlamentarios habían acordado votar a favor, ha habido bastantes diputados que han roto esa disciplina y han votado en contra. Mariya Gabriel, comisaria de Economía y Soeciedad Digital, se ha felicitado por haber aprobado esta ley por los «efectos positivos que va a tener para los creadores». Nada más lejos de la realidad, esto supone la introducción de leyes que dan más poder a las grandes corporaciones de la industria audiovisual, limitando a su vez la libertad en Internet.

Ahora, cuando compartamos contenido en redes sociales como Twitter, Facebook o YouTube, podremos encontrarnos todo tipo de limitaciones de copyright. A nosotros no nos pasará nada. Si el contenido pasa, quien sería sancionada es la plataforma. Si no pasa, tendremos que modificarlo o quedarnos sin poder compartirlo. Europa ha sucumbido a los lobbies de presión. Evidentemente las plataformas no van a permitir que ningún usuario pueda subir un contenido que sea susceptible de sanción, por ello los filtros activos y las herramientas de moderación serán muy estrictas.

Dos años de margen para aplicar el artículo 13

Junto con esta medida tan polémica, que finalmente ha quedado recogida en el artículo 17 de la redacción final de la ley, también se aprueba el artículo 11, que hará que los buscadores y los agregadores de noticias tengan que pagar a los medios por enlazarles y mostrar pequeñas pestañas de las noticias que están enlazando. Google amenazó con que iba a quitar su servicio de noticias del buscador, y veremos si finalmente lo cumplen tras la aprobación. Recordamos que en España la compañía decidió retirar el servicio en 2014 debido a la aplicación de la Ley de Propiedad Intelectual que le obligaba a pagar un canon a los editores.

¿Qué opina Google?

El gigante de Internet se ha pronunciado sobre la aprobación del artículo 13 en la Unión Europea, y aunque aseguran que la nueva directiva sobre Copyright ha mejorado, seguirá provocando inseguridades jurídicas, y perjudicará a las economías creativas y digitales de Europa. Por ello, afirman que esperan poder trabajar con los responsables políticos, editores, creadores y propietarios de derechos de autor conforme los Estados Miembros de la Unión Europea van aplicando estas nuevas normas. Los países, entre ellos España, tendrán dos años para aplicar esta normativa a su legislación nacional, y no existe posibilidad de que esto no se apruebe en España.

Con esto, vemos que de momento Google no va a tomar ninguna medida como retirar Google News de la UE, o al menos de momento hasta que se tengan que enfrentar a la normativa y a su aplicación. YouTube también amenazó con dejar de estar disponible en la Unión Europea, pero sobre esto tampoco conocemos nada de momento. La ley final establece que se podrán compartir fragmentos de artículos y fotos como hasta ahora por los buscadores y agregadores de noticias, por lo que Google no tiene ningún motivo para cerrar News. En cualquier caso durante el período de transición pueden producirse novedades.

En definitiva, a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa se ponen puertas al campo. Los contenidos serán previamente filtrados y precisamente la esencia de Internet que permite compartir libremente dentro de un orden se perderá. Los más afectados serán los usuarios que por un lado dispondrán de menos contenidos a su alcance. Los creadores de contenido, Youtubers, instagramers, etc también deberán ser más cuidadosos porque las plataformas defenderán sus intereses económicos y no dudarán en tomar medidas activas para evitar que se viole la nueva normativa europea.