Adiós al cambio de hora: la UE acuerda acabar con él en todos los países

El Parlamento Europeo ha votado hoy dos importantes cambios junto con otras leyes. El primero ha sido la nueva directiva de copyright que incluye el artículo 13, que limita el contenido sujeto a derechos de autor que se comparte en las redes. Unos minutos antes de esa normativa también se ha aprobado acabar con el cambio de hora: algo que sí va a beneficiar a la población de la UE.

El cambio de hora en la Unión Europea acabará en 2021

En esa votación, con 410 votos a favor, 192 en contra y 51 abstenciones, se ha determinado que, a partir del año 2021, no habrá más cambios de hora en la Unión Europea. Esta práctica lleva décadas aplicándose en todos los países miembros argumentando que se ahorraba electricidad y se aprovechaban mejor las horas. Por desgracia, esto también tiene efectos negativos en los ritmos circadianos de los ciudadanos, y también hay estudios que afirman que aumentan los accidentes de tráfico por estar despierto una hora antes o después.

cambio de hora ue 2021

Por ello, los cambios de hora que se realizan en marzo y octubre de cada año desaparecerán a partir de 2021. Los países miembros tendrán dos años para elegir con qué huso horario se quedan, aplicándose el último cambio de hora en marzo de 2021 en el caso de elegir el horario de verano, o aplicándose en octubre de 2021 en el caso de acogerse al horario de invierno. La Comisión quería que este cambio de hora dejase de aplicarse en 2019, pero han preferido dar dos años de margen.

El procedimiento de cambio de hora fue unificado en 1980. España lleva décadas usando un huso horario que no le corresponde, pero que le viene muy bien para llevar el mismo horario que el resto de Europa. El meridiano de Greenwich pasa tanto por Londres como por Castellón, pero en España se cambió el huso horario durante la Segunda Guerra Mundial para coordinarse mejor con la Alemania nazi, al igual que hicieron otros países. Por desgracia, después de la guerra muchos países cambiaron de huso horario, pero España no lo hizo.

Cambiar de hora tiene pros y contras, pero al final los contras han tenido más peso

Por ello, en España se plantea un debate todavía más complejo, ya que se ha de determinar si corregimos ese horario, o si mantenemos el mismo huso horario de GMT+1 que ahora. De momento, el Gobierno dijo que hasta 2021 no tomará decisiones al respecto, al no coincidir lo que dicen los expertos (dejar el horario de verano) con lo que pide la ciudadanía (dejar el de verano). Esto puede ocasionar problemas a las aerolíneas, que reservan los slots de vuelo con dos años de antelación.

En el caso de mantener el de verano, en invierno tendríamos una hora más de sol, atardeciendo en torno a las 19:00, y amaneciendo también más tarde. En el caso de mantener el de invierno, en verano atardecería una hora antes en lugar de situarse la puesta de sol cerca de las 21:00, siendo este el horario que nos corresponde por nuestra ubicación.

La Unión Europea abrió una consulta al respecto, y un informe publicado en octubre de 2017 estableció que había beneficios para la industria de transporte, favorecer actividades al aire libre o reducir el consumo de electricidad. A cambio, también genera problemas en los biorritmos de los ciudadanos, además de que aumenta el consumo de la factura de la luz porque en invierno se enciende la luz una hora antes si se estuviera usando permanentemente el horario de verano. Además, cuantas más horas de sol hay en invierno, más suele salir la gente a la calle, con lo que se favorece el consumo.

Esto puede originar problemas de coordinación entre los países, donde en toda Europa Central se usa el mismo horario. Francia podría plantear también usar el mismo horario que Reino Unido, al pasar por allí el meridiano de la misma forma que lo hace en España. Por ello, será necesaria coordinación para que el mayor número de países posible elijan quedarse con el mismo horario.

Fuente > UE