Los cambios clave de los Galaxy S10 que pueden marcar tendencia y la diferencia

Telefonía

Recién presentados el Samsung Galaxy S10, el Samsung Galaxy S10+ y el Samsung Galaxy S10e, ya tenemos un primer punto de inflexión para el mercado de la telefonía inteligente este año. La marca surcoreana ha abierto, junto al Xiaomi Mi 9, el catálogo de móviles de gama alta de este año 2019. Pero ¿qué ofrecen los Galaxy S10? Hay una serie de cambios clave que pretenden marcar tendencia en el mercado y, sobre todo, establecer las diferencias frente al resto de opciones.

Comparador de móviles en MovilZona

La llegada del 5G

Quizá no sea lo más relevante en el campo práctico, de cara al usuario. Pero Samsung ha abierto la veda –y no ha sido la única- de la conectividad 5G. De momento, en España ni siquiera hay oferta comercial para aprovechar el soporte de estas nuevas redes. En cualquier caso, es la primera generación de móviles 5G que vemos en el mercado, y en los próximos años será la tendencia. Las velocidades Gigabit son la gran ventaja, pero también la reducida latencia de esta nueva infraestructura. No todos los Samsung Galaxy S10 cuentan con soporte para redes 5G, pero sí una de sus configuraciones.

Adiós al notch, hola a los ‘agujeros’ para las cámaras delanteras

El Samsung Galaxy A8s fue el primero, y con los Samsung Galaxy S10, la marca surcoreana se ha reafirma en este nuevo concepto de diseño. Si el iPhone X marcó tendencia con el notch, para aprovechar en la mayor medida de lo posible la superficie frontal, el Galaxy S10 se lanza a las perforaciones frontales para las cámaras. Porque además, no contamos con un único sensor delantero, sino que en el Galaxy S10+ son dos sensores. Esto afecta a nivel de software también, claro, porque con One UI la marca ha tenido que adaptar la interfaz del sistema.

El sensor de huellas dactilares, escondido bajo la pantalla gracias a los ultrasonidos

De nuevo, no es algo exclusivo ni original de Samsung, pero estamos hablando de uno de los principales fabricantes de teléfonos inteligentes en el ecosistema Android, y en el mercado en general. Al fin, la marca surcoreana ha dado un giro al diseño y ha abandonado el sensor de huellas físico, capacitivo. Ahora, esta tecnología de seguridad biométrica está escondida detrás de la propia pantalla porque funciona por ultrasonidos, y es la alternativa al reconocimiento facial tridimensional que ofrece Apple en sus iPhone de última generación, con Face ID.

 Cuatro cámaras ¿hasta dónde vamos a llegar?

Llevamos algunos años viendo cómo una única cámara trasera ya no es una opción para los teléfonos inteligentes de gama alta. En el Samsung Galaxy S10, en su versión con conectividad 5G, tenemos ya cuatro cámaras principales y otras dos secundarias. Sensores de 16, 12 (dos, en este caso) y 10 megapíxeles acompañados por un cuarto módulo hQVGA que sirve para el reconocimiento tridimensional de la profundidad. Y en la parte delantera, las perforaciones que comentábamos antes para que tengan cabida dos cámaras, una de 10 megapíxeles y otro sensor hQVGA con el mismo objetivo que el sensor trasero.

Carga reversible: el Samsung Galaxy S10 como ‘powerbank’ de otros dispositivos

La carga inalámbrica reversible, una vez más, no es algo nuevo de los Samsung Galaxy S10, pero se convertirá en tendencia. Con esta tecnología podemos usar nuestro móvil, y evidentemente su batería, para cargar otros dispositivos sin necesidad de cables. Samsung lleva años apostando por la carga reversible, pero esta vez se suma a la tecnología inalámbrica. Y contando con hasta 4.500 mAh, evidentemente tenemos energía suficiente para, por ejemplo, nutrir unos auriculares sin cables.

La vuelta a ‘lo Lite’ con el Samsung Galaxy S10e

Durante mucho tiempo, las versiones ‘Lite’ de los teléfonos inteligentes de gama alta estuvieron de moda. Diseños parecidos al flagship, pero tamaños más compactos, hardware más ajustado y, sobre todo, un precio mucho más atractivo. Con el Samsung Galaxy S10e, la marca surcoreana ha vuelto a ‘lo Lite’, pero de una forma diferente. Comparte hardware en cuanto a procesador y RAM, por ejemplo, también el diseño premium, pero efectivamente recorta algunas de sus especificaciones como la cámara, la pantalla o incluso el sensor de huellas dactilares para hacerse más económico y atractivo, también por su catálogo de colores.

En este sentido, es algo parecido al iPhone XR de Apple, aunque salvando algunas distancias. La ‘buena noticia’ es que Samsung apuesta por una doble cámara con apertura variable desde f/1.5, que ya habíamos visto un año atrás, y sin recortar en apartados como el almacenamiento –con slot para micro SD-, por ejemplo. Esta es una de las tendencias que, sin lugar a dudas, veremos en todo el mercado de la telefonía inteligente.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone