Face ID podrá reconocer hasta las venas de tu cara en próximos iPhone

Telefonía

Apple ha marcado un nuevo punto de inflexión en sus teléfonos inteligentes con la introducción del iPhone X. Algo parecido ocurrió con el lanzamiento del iPhone 5s, que no solo fue el primer teléfono inteligente con sensor de huellas dactilares, sino también el primero con un chipset con arquitectura de 64 bits. Esta vez, Apple ha hecho evolucionar su tecnología biométrica, enfocada a la seguridad, hacia el escaneo facial. Y de momento se mantiene a la vanguardia, pero van a dar otro paso más para mantenerse por delante de sus competidores y las alternativas a la tecnología Face ID.

Esta tecnología, Face ID, aprovecha varios sensores como apoyo a la cámara delantera, y con esto consigue crear un modelo 3D del rostro del usuario. Es decir, que hace un escaneo destacablemente más avanzado que las tecnologías alternativas que ya están montando otros fabricantes competidores. En las últimas semanas se ha estado comentando la posibilidad de que Apple apueste por los ultrasonidos para reintroducir Touch ID en próximos iPhone montando el sensor de huellas dactilares bajo la pantalla. Pero ahora hemos podido conocer una evolución de Face ID que parece bastante más coherente con su filosofía. Y básicamente se trata de hacer más precisa la tecnología de reconocimiento facial que ya utilizan.

Face ID será mucho más preciso, capaz incluso de detectar las venas en el rostro del usuario con una pequeña ‘actualización’

Es evidente que Apple ya tenía planeada la llegada de la tecnología de reconocimiento facial desde hace varios años. La firma de Cupertino ha señalado de forma pública que llevaban desarrollando el sistema Face ID desde hace dos años aproximadamente, pero es que esta patente que nos ocupa es de noviembre de 2015. Así que las piezas encajan, la cuestión es que es ahora, cuando ha sido aceptada, cuando conocemos esta tecnología. Que sirve, según la descripción de la patente, para aprovechar la luz infrarroja para enviar ‘pulsos’ sobre el rostro del usuario y, de esta forma, recoger información sobre la luz que se refleja en las venas de la cara.

Es decir, que en cierto modo funciona igual que el Face ID actual. Sin embargo, con una precisión mayor en tanto que no se crea una imagen 3D únicamente del rosto, como una imagen más amplia, sino que se toma detalle sobre las venas de la cara. De esta forma sí que sería imposible el desbloqueo de un móvil incluso para hermanos gemelos. La clave en todo esto está en el uso de un procesador específico que, de forma independiente, procesa la información y crea una imagen única del usuario, algo así como un ‘mapa’ de las venas de su rostro.

Escrito por Carlos González

Fuente > softpedia