Los virus recuperan el trono perdido ante gusanos y troyanos

Escrito por Claudio Valero
Virus

Aparecen cinco nuevas amenazas de seguridad por segundo, vuelven los virus a ser los reyes de los problemas en Windows y hay datos poco prometedores para los usuarios de Android… así se ha desarrollado el año 2016 según nos cuenta AV-Test en su informe de seguridad. Ante tan interesante (y preocupante) panorama, sólo queda ponernos a desgranar y analizar los datos que nos ofrece la firma de seguridad.

En el informe de seguridad de AV-Test nos cuentan que los cibercriminales piensan como la gente de negocios, ya que esto se ha convertido en una forma de vida para muchos de ellos. Cada vez existen más amenazas de seguridad y más personas buscando “hacer el agosto” con los usuarios independientemente del mes en que nos encontremos. Por eso, la firma de seguridad constata que la mayor parte de ellos funciona con un negocio, aunque “el mercado” empieza a estar algo saturado.

Cinco nuevas amenazas de seguridad por segundo y los virus en auge

Uno de los primeros datos interesantes del estudio apunta a la aparición de cinco nuevas amenazas de seguridad por segundo. Este año hemos visto la aparición de entre cuatro y cinco amenazas de seguridad por segundo, con un total de 115.149.242. El sistema operativo Windows ha visto cómo sus principales amenazas han dejado de ser los gusanos y han vuelto a ser los virus, algo que no pasaba desde hace años.

Virus

Concretamente, los virus han representado un 49,20% del total de las amenazas en el año 2016 mientras que sólo fueron el 30,04% en el año 2015. En relación con los gusanos, su uso ha bajado hasta un 11,56%, muy por debajo del 37,02 del año anterior. El segundo lugar es para los troyanos, que recuperan protagonismo al pasar del 21,51% al 30,28% de los casos de infección en Windows.

Pese al ruido que hace, el ransomware representa únicamente el 0,87% de las amenazas de seguridad, aunque es cierto que sus estragos suelen ser más acusados al mediar el secuestro de los archivos personales y la exigencia de un rescate. Por sistema operativo, Windows ha pasado de acaparar el 85,39% de las amenazas a tener “únicamente” el 67,21%.

virus

Sin duda, el sistema operativo Android es el que ha acaparado casi todo el malware que ya no afecta a Windows. Mientras que en 2015 estaba afectado por el 3,19% del total, en el año 2016 lo está por el 7,48%. Como vemos, se ha duplicado la presencia de amenazas de seguridad en el sistema operativo de Google para móviles. No se espera que sea algo pasajero y en 2017 veremos incrementarse este porcentaje.

Fuente > av-test

Continúa leyendo
  • José Manuel Iniesta Bernal

    ¿Exactamente qué se entiende en este informe por virus? Generalmente se suele usar el término virus de forma genérica a cualquier programa maligno para un sistema: desde un virus en si mismo, a un ramsonware, un gusano, un troyano, un rootkit, etc… Pero el virus, tal y como reinó en los 80 y en los 90 era un software con la capacidad de crear copias de sí mismo, de tal manera que cuando ejecutábamos un programa infectado (un fichero COM o EXE) el virus tomaba el control del sistema a través de las interrupciones software del sistema operativo. A partir de ahí cualquier programa que fuera ejecutado se infectaba, es decir, se copiaba por adición en el fichero ejecutable. La infección de una máquina a otra venía porque en esos tiempos era muy usual el intercambio entre usuarios de programas COM y EXE en disquetes (o a través de BBS), con lo que si un programa estaba infectado, el que recibía ese programa al ejecutarlo en su máquina volvía a convertirse en foco de infección. Por aquel entonces no era raro encontrar máquinas con practicamente todos los ejecutables infectados. Legendarios son los virus “Viernes 13” o el “Michelangelo”.

    Mención aparte merecen los virus de boot, que se alojaban en el sector de arranque de los disquetes y aprovechaban el olvido de muchos usuarios que se lo dejaban olvidado dentro de la disquetera al apagar el ordenador. Al arrancar de nuevo el sistema lo hacía primero intentando cargar el sistema operativo desde el diskette. El virus se instalaba en memoria y el sistema terminaba de arrancar normalmente. A partir de ahí cualquier diskette que se introdujera en la unidad y que no estuviera protegido contra escritura era infectado. Entre éstos los más famosos estaban el “Brain”, el “Stoned” o “La pelotita” (o “Bouncing ball”).

    Bien, ¿a qué viene esta historia del Abuelo Cebolleta? Pues aparte de que me ha recordado los viejos tiempos de un tema que me apasionaba (y que espero haya resultado instructivo), me resulta un poco raro que los virus estén despuntando como dice el informe que lo están haciendo. Primero porque ya no existe ese intensivo intercambio de programas entre usuaurios y segundo porque los programas malignos se propagan a través de las redes, pudiendo afectar a algún ejecutable importante del sistema operativo para tomar el control, es decir, lo que se llama gusano, y no de manera indiscriminada a cualquier ejecutable como lo hacían los virus que he comentado.