Las cabinas telefónicas de Madrid “caducan” el próximo 31 de diciembre

Escrito por Alberto García
Redes

El uso de las cabinas telefónicas ha ido disminuyendo en las últimas décadas conforme ha ido avanzando la presencia de los teléfonos móviles. No es sólo el aumento en comodidad, sino que al final el precio de las llamadas también es menor, haciendo que las cabinas sólo sean útiles para quien no tenga teléfono móvil. A esto hay que unir la aparición y extensión de las tarifas de datos.

Ahora, debido a su baja rentabilidad y problemas, las cabinas van a desaparecer de la capital española el próximo 31 de diciembre. En la actualidad hay un total de 1.095 cabinas en toda la provincia madrileña, estando 1.048 de ellas en la capital. Del total de la provincia, sólo un 70% de ellas son rentables, por lo que al fin y al cabo son consideradas un servicio público deficitario. Lejos quedan proyectos de convertirlas en puntos de acceso WiFi gratuitos.

Cada vez menos rentabilidad

En la actualidad, los usuarios que más la utilizan son aquellos que necesitan hacer una llamada o mandar un mensaje y se quedan sin batería en el móvil. Para evitar esto, ahora estos usuarios tendrán que llevar consigo una batería externa, ya que no van a tener opción a hacer una llamada desde estos teléfonos públicos.

cabina-telefonica

Las pérdidas económicas que generan las cabinas no son sólo por la rentabilidad del propio servicio, sino que las averías y los actos vandálicos añaden un coste que hace muy difícil su rentabilidad, a pesar de estos han ido disminuyendo en los últimos años al tener las cabinas cada vez menos monedas en su interior, lo que reduce el número de averías con respecto a años previos. Algunas de ellas no cuentan ni con teléfono, pero sí con grafitis. La gran mayoría actúan más de biombos publicitarios que de cabinas.

Casi 90 años después, quedará el mínimo que exija la ley

El próximo día 31 de diciembre vence la concesión obtenida hace cinco años que Telefónica tiene para gestionar estas cabinas. En manos del Gobierno queda tomar la decisión; si ninguna compañía participa en la adjudicación de la concesión del servicio, es probable que desaparezcan una gran cantidad de cabinas. A pesar de esto, la legislación establece que debe haber un teléfono público en todos los municipios de más de 1.000 habitantes, y una cabina extra por cada 3.000 ciudadanos.

cabina_18

Las primeras cabinas telefónicas de Madrid fueron instaladas en el año 1928, una en el actual Florida Park del Retiro (antiguamente conocido como Viena Park), y la otra en un bar llamado bar Regio, ya extinto. Casi 90 años después quedarán las mínimas que exija la ley, o incluso menos si el actual Gobierno decide hacer algún cambio legislativo al respecto.

Fuente > ABC