TeliaSonera pone en venta más filiales, ¿le toca el turno a Yoigo?

La venta de la operadora Yoigo es una operación que en los últimos años se ha puesto muchas veces sobre la mesa, pero que puede tener su desenlace en 2016 a tenor de los resultados económicos que TeliaSonera, propietaria de la telco, ha cosechado en Eurasia. La depreciación de sus activos en dicho mercado se estima en 775 millones de euros y ya ha puesto en venta algunas de sus filiales, por lo que podría plantearse la puerta de Yoigo.

Desde el pasado otoño, las noticias acerca de la venta de Yoigo en España han quedado en punto muerto tras meses y meses de rumores que incluso hablaban acerca de la opción de que la operadora quedara en manos de MásMóvil. TeliaSonera lleva años coqueteando con la venta su filial española pero lo cierto es que nunca se ha concretado en firme ninguna oferta por la misma. Ahora, este escenario podría reactivarse debido a la depreciación sufrida por el negocio de TeliaSonera en territorios como Uzbekistán, que han recortado en 775 millones de euros las previsiones y que obligarán a la empresa a replantearse su estrategia internacional.

De momento, los activos en Eurasia han sido puestos a la venta y podría obligar a hacer caja en otros mercados, en los cuales España sería una pieza fundamental del mismo. Yoigo sigue siendo atractiva para los compradores debido a las redes propias que posee, pese a que la ventaja con las tres grandes telecos que lideran el mercado (Telefónica, Vodafone y Orange) se amplía cada día más debido a los movimientos de integración efectuados por las mismas.

apertura-yoigo-fusion

¿Podría salir Yoigo reforzada?

Además, la unión de cableras regionales en el norte de España y el ascenso de operadoras como MásMóvil han obligado a Yoigo a recuperar productos desterrados como la tarifa SinFín con 20 GB de datos móviles para navegar, con el objetivo de evitar perder el paso de cara al inicio del 2016. Yoigo descartó el pasado año la compra de activos sobrantes de la fusión de Orange y Jazztel, a pesar de haber hecho caja en el pasado en movimientos como la venta de torres de telefonía móvil a Cellnex.

Otra alternativa sería que con el recorte de cartera que sufrirá el negocio de TeliaSonera, la compañía sueca decida apostar más por otros negocios consolidados y fije los ojos en nuestro país. Un espaldarazo de la matriz a Yoigo podría servir para reducir la distancia con las grandes y consolidarla en la cuarta plaza del mercado de telecomunicaciones, quien sabe si con una operación definitiva sobre el resto de empresas competidoras como Telecable, MásMóvil, Euskaltel o Virgin Mobile.

Quizá te interese…

Después de Movistar, Vodafone y Orange, ¿cómo está la lucha por ser el cuarto operador?

¿Telecable va a comprar Yoigo?

Yoigo sólo ve la luz cuando revienta el mercado