TouchID y otras tecnologías de datos biométricos abren la puerta al espionaje

El uso de sistemas de seguridad en dispositivos móviles basados en parámetros biométricos como el reconocimiento de voz o la huella dactilar trata de otorgar una mayor confianza al usuario para proteger su información privada. Pero los expertos advierten sobre el uso que se podría estar dando a esos datos biométricos por parte de los propios fabricantes.

Una de las compañías que está bajo la sombra de la sospecha es la propia Apple, que desde que introdujera la función TouchID para desbloquear y acceder al teléfono móvil únicamente por el propio usuario, se ha visto cuestionada acerca del uso que hace de los datos recogidos mediante esta función. La propia compañía de Cupertino ha asegurado que aunque es cierto que el terminal puede reconocer elementos como la huella dactilar de una persona, esta información no queda almacenada en ningún lugar –aparte del propio chip del teléfono-, ya que solo es una representación matemática de la huella dactilar de una persona, no la propia huella en sí y aseguran que en ningún caso podría obtenerse la imagen de la misma a partir de los datos recogidos por el terminal.

Tanto el nuevo iPhone 6 como el iPhone 6 Plus hacen gala de la función TouchID, y a su vez las últimas tabletas de la marca de la manzana mordida, el iPad Air 2 y el iPad mini 3 han introducido esta característica como elemento de seguridad, pero no es la única marca que hace uso de esta clase de componentes. Samsung introdujo con el Samsung Galaxy S5 ya introdujo para la compañía coreana tecnología de sensores de datos biométricos.

info-huella

El Gobierno americano ya ha usado datos de usuarios de móviles

Algunos expertos en la materia se preguntan si en esta era en la que los datos han pasado a ostentar un gran valor para las compañías y los organismos gubernamentales, se podría usar esta información para otros propósitos. De hecho el Gobierno de Estados Unidos ha sido acusado en diversas ocasiones de espiar a la población y utilizar técnicas en la lucha anti terrorismo que podrían echar mano de información facilitada por empresas de tecnología, ya que estas cuentan con información recogida de los usuarios.

Desde la agencia de seguridad e inteligencia GCHO de Reino Unido, Sir John Adye pone el foco en la falta de control por parte del usuario a la hora de saber en qué momento esta información confidencial puede ser usada para propósitos ocultos por el fabricante de tecnología. El sensor de huellas dactilares es un añadido que comienza a ser muy común debido a la introducción de nuevas técnicas como el pago electrónico que requieren confirmación a través de esta vía.