Grandes compañías como McDonalds siguen financiando a los portales de piratería

Los ingresos generados en torno a las teóricas infracciones de la propiedad intelectual en Internet siguen siendo millonarios. Así lo asegura un informe publicado por la Digital Citizens Alliance (DCA), que cifra en 227 millones de dólares la cifra que generan desde portales de enlaces P2P a sitios de streaming de vídeo.

La lucha contra la denominada «piratería» online sigue siendo un completo fracaso. Así se desprende del citado informe de la DCA, que viene a demostrar la gran realidad que siguen logrando los portales de enlaces, buscadores de torrents o cyberlockers por su actividad pese a la persecución de la industria y distintos gobiernos a nivel mundial.

En el citado estudio se dividen las páginas web de este tipo en tres dimensiones en función del número de visitantes por mes. La DCA limita a 1 millón las denominadas «pequeñas», mientras que las medias tendrían entre 1 y 5 millones y los grandes portales superarían los 5 millones. A su vez, está divididos en distintas categorías: portales torrent, webs de enlaces, plataformas de streaming y cyberlockers.

Los buscadores de torrents, los que mejor margen de beneficio tienen

En total, todas estas páginas generan en publicidad al año 227 millones de dólares (165 millones de euros). Más de la mitad de esta cantidad es generada por los 30 sitios más visitados, mientras que los buscadores de torrents más famosos ingresarían más de 6 millones de dólares anuales.

Importantes multinacionales como McDonalds siguen financiando a estas páginas

Estos mismos portales serían los que tendrían una mayor tasa de rentabilidad, con un margen de beneficios del 94,1%. Asimismo, otro de los datos más llamativos del estudio es que gran parte de los ingresos de este tipo de páginas son aportados por publicidad de grandes marcas como Amazon, Dell, Ford, Lego o McDonalds. «Sus anuncios aparecen en casi el 30% de los sitios más visitados«, señala el informe.

Aunque no hay forma de contrastar las cifras aportadas por la DCA, no parecen ir demasiado desencaminadas si tenemos en cuenta el número de visitantes de este tipo de páginas. Exhibir su publicidad en estas webs es algo lógico desde el punto de vista de las grandes compañías, aunque desde la industria cultural y del entretenimiento insisten en que deben dejar de anunciarse en estas webs y cortar así los beneficios económicos que fluyen hacia quienes consideran infractores del copyright.