Aplicaciones como Gmail, YouTube o Chrome solo funcionarán en terminales actualizados

Google parece dispuesto a tomar medidas drásticas para combatir la fragmentación en Android. Desde Mountain View habrían propuesto una medida para obligar a los fabricantes a actualizar la versión del SO si quieren disponer de aplicaciones como Gmail, Youtube o Chrome.

El problema de la fragmentación en Android ha sido señalado siempre como uno de los puntos negativos del sistema. Desde la presentación de Android 4.0 Ice Cream, la lucha de Google contra la fragmentación ha ido aumentando en intensidad, pero aun así, y aunque había indicios de mejoría, los últimos datos han revelado que el avance es mínimo.

Android 4.4 Kitkat, última versión del sistema operativo y que lleva ya 3 meses en el mercado, únicamente alcanza una cuota de mercado del 1,8%. Apenas 2 dispositivos de cada 100 Android están actualizados. Kitkat se ve superado por Android Jelly Bean, Ice Cream e incluso Gingerbread. Sin embargo, Google parece decido a poner fin a esta situación con medidas drásticas.

Y es que las aplicaciones como Gmail, Youtube, Chrome y el resto de Google Apps dejarán de funcionar en terminales que no estén actualizados, Google obligaría así a los fabricantes a disponer de una versión mínima si quieren contar con la certificación para obtener en su nuevo dispositivo herramientas que son fundamentales para cualquier smartphone o tablet Android.

Esta medida estaría tomada en base a la posición de poder que se ha ganado la empresa durante los años anteriores y que ha reforzado con los últimos movimientos llevados a cabo con Samsung o Lenovo. “O actualizas el software o te quedas sin Google Play Service”. Desde luego, parece una medida pensada para cortar por lo sano con el problema de la fragmentación, e incluso existe una tabla en la que se muestran las fechas límite establecidas.

CapturaDe esta manera, los dispositivos presentados a partir de finales del mes de febrero (cuando se aprobaría la medida) deberían llevar al menos la versión 4.2 y tendrán de plazo hasta final de julio para actualizar a Android 4.3. Si hacemos el cálculo, el plazo sería de 9 meses desde que lanzan una nueva versión para actualizar a la anterior.

Google quiere que sus esfuerzos por crear un sistema capaz de adaptarse a todos los dispositivos, incluso aquellos con menores especificaciones se vea reflejado con la actualización de los fabricantes. Es un punto en el que se han centrado para Android 4.4 como ya anunciamos en su día. Se acabó ver tabletas y smartphones con versiones de hace varios años, aunque sean de gama baja.

Actualizarse o morir, porque, ¿quién querría un Android sin estos servicios? Seguramente nadie, o muy pocos estarían interesados. La medida seguro que estará respaldada por el apoyo de los usuarios del sistema operativo que claman por que las actualizaciones lleguen más rápidamente a sus dispositivos.