El iPhone 6 será más grande, más potente y llegará en dos versiones diferentes

El iPhone 6 vuelve a centrar los focos gracias a la filtración de unos analistas que han desvelado las características del que será el próximo smartphone de Apple. El informe expone detalladamente todos los elementos que compondrían el terminal, que podría sorprender para bien o para mal, con algunas de las decisiones adoptadas por los de Cupertino.

Como viene siendo habitual desde que el desaparecido Steve Jobs presentara el primer iPhone, cada nueva versión del terminal supone todo un acontecimiento en el mundo tecnológico y un tema central de tertulia, rumores y filtraciones. Los analistas de KDB Daewoo Securities han emitido un informe detallado de cómo será, según han podido deducir ellos, el próximo iPhone 6.

Lo primero que destaca es la confirmación de lo que ya adelantara el WSJ y que pudisteis leer en ADSLZone, el iPhone 6 tendrá dos versiones con distintos tamaños. El diario estadounidense afirmaba que estaría disponible en 4,5 y 5 pulgadas. En esta ocasión, los tamaños que barajan KDB son de 4,7-4,8 y 5,5 pulgadas, más en la línea de un phablet. Además, contarían con resoluciones diferentes, 1.920 x 1.080 (440 ppp) y 2.272 x 1.280 píxeles (510 ppp) respectivamente. Lo que situaría la pantalla del iPhone como una de las mejores del mercado sin ningún género de duda.

Otro de los avances significativos sería la inclusión de una memoria RAM de 2 gigas, similar a la que equipan la actual gama alta de Android. Es conocido por todos que Apple realiza una optimización diferente a sus dispositivos que le permite obtener rendimientos superiores sin necesidad de una RAM excesivamente grande, pero según la mencionada filtración, este paso adelante podría ser importante para mejorar la experiencia de usuario.

kbd_iphone_6

Las versiones de almacenamiento también serían diferentes, incluyendo la posibilidad de comparar un iPhone con hasta 128 gigas. Si lo comparamos con los 16/32 que disponen la mayoría de usuarios actualmente, pueden llegar incluso a ser excesivos. El procesador mantendrá la arquitectura de 64 bits pero también sufriría un salto de calidad con el nuevo A8, un extra de potencia.

Quizá el punto que más puede decepcionar a los usuarios en general, pero principalmente a los seguidores de la compañía, es que la cámara volvería a ser de 8 megapíxeles, siendo uno de los elementos que menos ha avanzado en los últimos años. Os informábamos a primeros del mes de enero sobre esta posibilidad que parece confirmarse con la aparición de nuevas filtraciones como la de KDB. No parecen preocupados por la calidad fotográfica que sí traerá algunas pequeñas mejoras.

Según cuentan, el lanzamiento podría no tener una fecha fijada todavía, lógico por otra parte. Tercer trimestre es quizá el momento que más papeletas tiene, sin descartar otras opciones. Habrá que ver si finalmente, aparte de estas mejoras nos sorprenden con algún elemento realmente rompedor, que recupere la senda de innovación de la que se han desviado con los últimos modelos.