Qué tensión tiene la batería de un coche híbrido, y por qué es importante

Una de las características propias de los que son los coches electrificados, también el que es el coche híbrido, es la forma de la tensión de sus baterías, especialmente en los de tecnología de hibridación. Con todo, es la manera en la que trabajan estos sistemas de almacenamiento para entregar esa energía guardada. Ahora bien, ¿cuál es la tensión que tiene un coche híbrido convencional?

Las baterías de un coche híbrido y su tensión

Como sabemos, las baterías son el elemento fundamental de híbridos y eléctricos. En ellas está la clave de su viabilidad técnica y económica, el principal problema y, por tanto, también el mayor desafío tecnológico dentro de este tipo de planta motriz que parece condenada a conquistar el mundo a cámara lenta.

Frente a un coche con motor de combustión interna o un híbrido, los electrificados (ya sean 100% eléctricos, híbridos autorrecargables o híbridos enchufables, de hidrógeno…) son en teoría mucho más sencillos, especialmente si hablamos de los motores. Sin embargo, la complejidad de estos está en los detalles como se puede apreciar en esas baterías que equipan.

Porque sí; a diferencia de las baterías recargables de otros productos como los teléfonos móviles o tablets, que dependen de un cortacorriente en su cargador para no recibir más energía eléctrica cuando están completamente llenos, en los de hibridación o puramente eléctricos es la misma batería la que cuenta con un sistema inteligente de recepción energética, la misma que hace de tensión en el propio vehículo. Pero, ¿cómo es su voltaje y qué tensión tienen estos coches híbridos?

Cómo es su voltaje

Para impulsar un vehículo mediante electricidad es necesario poder generar o transportar enormes cantidades de energía eléctrica dentro del propio vehículo. Actualmente estas baterías constituyen ya el presente y con mucha probabilidad el futuro del coche eléctrico, por lo que es fundamental comprender su situación tecnológica a nivel de tensión.

Con todo, desde hace años la industria del automóvil se está planteando la necesidad de aumentar el voltaje de la instalación eléctrica de los coches a los 24 o 48 voltios, donde algunos también cuentan con 12, aunque cada vez menos. Uno de los motivos por los que este salto es complejo es, precisamente, la seguridad.

Cómo es tensión voltaje coche híbrido

No es una casualidad que en los coches y camiones también sea ésa la de 24 voltios la tensión máxima; en los turismos y motos normalmente son 12 V. Para el caso de los que son los coches híbridos autorrecargables, también los que se recargan con la corriente eléctrica, los enchufables, estos usan una tensión en sus baterías de 48V, los cuales tienen dos baterías.

Por un lado, la convencional de 12 voltios que equipan todos los coches independientemente de su sistema de combustión. Esta batería es la que da energía a la iluminación, el limpiaparabrisas, la conectividad…

Estos tipos de coches de tecnología híbrida disponen, además, de una batería de alto voltaje. En los híbridos convencionales –también llamados HEV, híbridos eléctricos o autorrecargables- y de los híbridos enchufables (PHEV) esta batería de alto voltaje tiene como cometido alimentar el motor eléctrico. Para el caso de los que son híbridos de 48V (microhíbridos), esta batería también alimenta a un pequeño motor que asiste al motor de combustión. En todos los casos, se trata de rebajar consumos y emisiones.

La importancia está en su eficiencia

Algo importante a considerar, en su caso, es que la mayoría de los motores eléctricos son de corriente alterna, y por eso es necesario que entre la batería y el motor intervenga un dispositivo denominado inversor, que además de modificar el voltaje, nuevamente vuelve a transformar la corriente continua de la batería, en corriente alterna para el motor.

En general, los coches híbridos mejoran la eficiencia, reducen el consumo y por tanto reducen la contaminación generada, de ahí su gran importancia. Y es que en el coche híbrido, en conjunto con esa tensión de sus baterías, hace que la introducción de un motor eléctrico, además del convencional, contribuya a la mejora de la eficiencia energética hasta alcanzar niveles del 30%.

Para el caso de los enchufables, los PHEV, estos tienen una eficiencia mixta entre el 31-49%, según la utilización de los mismos, muy superior a la del vehículo convencional o el híbrido tradicional. Según estas cifras se puede llegar a aprovechar el doble una unidad de energía en un PHEV respecto a un vehículo convencional.

¡Sé el primero en comentar!