5 consejos para viajar con tu coche eléctrico

Gracias a la revolución tecnológica que acompaña a la movilidad, cada vez podemos llegar más lejos con un vehículo electrificado. En menos de una década, las autonomías han pasado de alcanzar apenas el centenar de kilómetros a rozar, e incluso sobrepasar, los 400 kilómetros. Ahora bien, ¿qué debemos saber cuándo optemos por viajar estas vacaciones con nuestro coche eléctrico?

Viajar en coche eléctrico cada vez se hace mejor

Como sabes, planificar el viaje es fundamental para evitar contratiempos, pero más aún si al viajar los hacemos con un coche eléctrico, sobre todo por las particularidades y características de estos coches y por la reducida infraestructura que aún hay en España. En 2021, estos coches aumentaron un 42% las matriculaciones, según AEDIVE, y en el primer semestre de 2022 los eléctricos de renting incrementaron en un 17,35%, en comparación con junio del año pasado.

De todas formas, lo cierto es que hace muy poco tiempo parecía imposible viajar en coche eléctrico hasta la playa, la casa de la sierra o a un plan de fin de semana. Con todo, esas limitaciones respondían a la escasa autonomía de los coches y los pocos puntos de recarga disponibles, que inicialmente eran sus dos grandes frentes a resolver.

Ahora, y de una manera más completa, utilizar este medio de transporte eficiente, limpio y seguro te asegura una aventura libre del riesgo de tener averías en la carretera, llegando a la misma hora que cualquier otro coche. Pero también es importante saber lo que tenemos al viajar estas vacaciones en coche eléctrico. ¿Su carga? También.

Qué tenemos

Una de las ventajas de estos coches es que se puede recuperar de manera parcial parte de la energía al conducir. Al frenar, o dejar de acelerar, se logran pequeñas cantidades de energía al conseguir que el movimiento se transforme en energía nueva para el vehículo, lo que supone alargar de manera eficiente el consumo y duración de la batería, lo que implica retrasar mínimamente la necesidad de realizar una carga completa.

En esas, hay algunas recomendaciones que deberías tener en cuenta antes de comenzar tu camino hacia las vacaciones, puente o tu pequeña escapada. Ninguna de ellas entraña mayor dificultad, puedes hacerlo por tu cuenta.

Planifica tu viaje

Antes de salir, lo más recomendable es recargar las baterías por completo. Salir de casa con el 100% de la batería del coche te ahorrará preocupaciones en la carretera. Asimismo, resulta fundamental tener clara qué ruta se va a seguir, localizando los puntos o estaciones de carga existentes en el camino elegido, así como teniendo en cuenta puntos alternativos en caso de fallar la primera opción.

Conducción eficiente coche eléctrico

Para tener conocimiento de cuántas veces tienes que parar a recargar, se puede realizar un sencillo cálculo: si el recorrido supera el 80% de la autonomía de tu coche, lo mejor será parar a recargar a medio camino para evitar imprevistos y llegar a nuestro destino con carga suficiente como para poder hacer desplazamientos cortos antes de volverlo a enchufar a la corriente.

Comprueba siempre que el coche está cargando cuando lo conectes

Aunque parezca una obviedad, no son pocos los usuarios de vehículo eléctrico que, pese a haber conectado el cable correctamente, al regresar a por él se encuentran con que no se ha cargado. Ocurre cuando el vehículo detecta que algún parámetro de la instalación eléctrica no es correcto, como puede ser una conexión de toma de tierra deficiente.

Además, de seguir esta buena práctica podremos ver a qué potencia real está se cargando la batería y poder calcular así el tiempo que necesitamos para recuperar la autonomía necesaria y evitar contratiempos. Por tanto, comprueba siempre que el vehículo está cargando cuando lo conectes.

Cárgalo completamente

Sal de casa con el vehículo cargado. Sin embargo, a lo largo del viaje, lo recomendable es que el nivel de carga se sitúe siempre entre el 30% y 80%. Del mismo modo, y como sucede con nuestros móviles, para preservar este elemento vital en un coche eléctrico es aconsejable no recargarlo siempre hasta el 100 %

Esto ahorrará tiempo en la estación ya que la última fase de la carga es en la que se invierte más tiempo. Además, esto lo puedes configurar en el propio vehículo y puedes indicar y dejar prefijados los porcentajes de carga del vehículo sin tener que estar pendiente del cargador.

Vía y climatología

Es útil saber por qué tipo de vías transcurrirá el viaje. La autonomía responde de modo diferente en función de la velocidad. Igualmente, resultará relevante conocer si afrontaremos grandes desniveles, tanto positivos como negativos. Es más; este dato es muy fácil de conseguir, por ejemplo, Google Maps lo ofrece al calcular cualquier trayecto, o con qué factores climatológicos lidiaremos.

Así, podremos gestionar el uso del climatizador y comprobar cómo evoluciona la autonomía con frío y calor. En cualquier caso, no será necesario investigar demasiado para obtener esta información. La planificación de cualquier escapada incluye la consulta del itinerario y meteorología, por lo que, en este sentido, no hay nada nuevo más que el placer de circular con nuestro coche eléctrico hasta el destino.

Conducción eficiente

Además de respetar la velocidad máxima recomendada según el tipo de vía y en función del tiempo y la climatología, resulta fundamental llevar a cabo una conducción eficiente. Para hacerlo, hay algunas claves tales como evitar acelerones y frenazos bruscos, conseguir una velocidad constante y una distancia de seguridad suficiente que nos permita reaccionar sin brusquedades ante cualquier imprevisto…

Así como utilizar el modo ECO siempre que sea posible, aprovechar la luz del día y así evitar el encendido de las luces, y aprovechar las ventajas del sistema de frenada regenerativa para ir aumentando nuestra autonomía.

También hay otros factores que influyen en el consumo de energía como el tipo de vía (las cuestas, los baches o las carreteras en mal estado…), el uso del aire acondicionado, la carga del coche… por ello, es recomendable llevar el equipaje justo y bien organizado.

¡Sé el primero en comentar!