Así es ‘conducir’ un coche autónomo

El coche autónomo promete revolucionar el sistema de movilidad urbana a nivel mundial, y los conductores así lo presienten. De hecho, aunque muchos modelos todavía se encuentran en fase de prueba, apenas el 33 % de los españoles sigue considerando que los coches autónomos no son seguros, según indica el Global Automotive Consumer Study de Deloitte. Ahora bien; ¿sabes cómo se ‘conducen’?

El coche autónomo avanza rápido

Con todavía una entrada tibia en escena, hay fabricantes como Tesla que han logrado convertir el nivel 2 de autonomía en una inversión de futuro que atrae a muchos adeptos. Sin embargo, los avances del Autopilot se ven ensombrecidos por una inacabada y estricta legislación en Europa en torno al coche semiautónomo.

En este escenario, en el que la tecnología avanza más rápido que el marco legal, ¿cómo será conducir un coche autónomo? ¿Tendrán todo el control o habrá que realizar algo por nuestra cuenta? Todo apunta a que en primeras líneas tendremos que estar atentos a algunos mecanismos, pero no será por mucho tiempo.

Pero vayamos por partes; un coche autónomo es el que, con una serie de sensores y lógica informática es capaz de interpretar el mundo que lo rodea y conducir por este como lo haría un ser humano sin su intervención o con su asistencia parcial.

Los sensores serán clave

Estos sensores permiten obtener información de la ubicación de los otros vehículos, su posición, la distancia y el carril por el que circulan. Esto, junto con información GPS y mapas suficientemente precisos, indican al coche en todo momento su situación y los elementos a su alrededor. En algunos casos también permite adaptarse a las condiciones climatológicas.

Con todo, lo que se observa es que se están utilizando diferentes tecnologías para el desarrollo de los coches autónomos. Una de ellas es la navegación a través de cámara situadas alrededor del vehículo, como es la utilizada por Tesla. Este sistema de conducción autónoma se basa en una combinación de 8 cámaras, 12 sensores de ultrasonidos de apoyo y un radar delantero. En conjunto, el coche es capaz de ‘ver’ el entorno e interpretarlo como lo haría una persona, pero con unos reflejos superiores.

Niveles conducción coche autónomo

Sobre si nuestra vida estará en sus manos en momentos críticos, hay fabricantes como Audi que mencionan que el coche autónomo no tomará por sí mismo ninguna decisión, ya que «un coche de conducción autónoma no tomaría su propia decisión en una situación de peligro, sino que sólo reflejaría las opciones de software de las que le dotaron sus creadores». Sólo puede asumir y asumirá las decisiones y valores éticos de las personas que lo han diseñado, y las aplicará sin su propia interpretación”. Es decir, que se limitará a hacer aquello que ya tiene programado con antelación.

Qué niveles de conducción hay

Como tal, se asume que estos vehículos sin conductor estarán también cada más ‘conectados’, de manera que puedan ayudar a mejorar la fluidez del tráfico, así como a reducir el nivel de emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Por no hablar de que, por supuesto, la automatización total o nivel 5 abriría las puertas al libre transporte de personas con problemas de movilidad.

Dicho esto, ¿cuáles son los niveles de conducción autónoma?

  • Nivel 0. Es el tipo de conducción que lleva persistiendo durante las últimas décadas y el que, hasta hace relativamente poco tiempo, se concebía como único. Hablamos de aquel en el que el ser humano es el responsable de todo lo que sucede durante la circulación; es decir, hay un conductor que tiene el control absoluto.
  • Nivel 1. Pertenece el sistema de alerta por cambio involuntario de carril, así como el control de velocidad de crucero, entre otros. Son funciones que permiten cierta comodidad en la conducción, pero que siguen necesitando de la responsabilidad absoluta del conductor, en cuanto al control del coche se refiere.
  • Nivel 2. Denominado como automatización parcial, entran en juego aquellos sistemas que son capaces de replicar varias tareas ordenadas por el conductor. Estos son el control de crucero adaptativo o el sistema de aparcamiento automático.
  • Nivel 3. Será capaz de llevar a cabo funciones automatizadas al tiempo que analiza el entorno para poder actuar o tomar decisiones que al conductor no le da tiempo a realizar.
  • Nivel 4. De automatización alta, el coche autónomo será capaz de hacer prescindible al conductor casi en su totalidad, aunque la estructura y los componentes del habitáculo seguirán siendo similares a los de los vehículos convencionales. El conductor tan solo tendrá que indicar el lugar al quiere desplazarse, pudiendo tomar el control del coche en el momento que quiera.
  • Nivel 5. La automatización plena, en la que entran en juego vehículos sin volante ni pedales; es decir, desaparece el papel de conductor por primera vez en todos los niveles que hemos visto. Será en ese momento en el que la función de conducir sea sustituida por cualquier otra que pueda realizarse dentro del habitáculo del vehículo.
1 Comentario