5 preguntas a las que decir sí antes de comprar un coche eléctrico

Comprar un coche eléctrico parece la opción más lógica y encaminada en estos momentos. Cada vez son más las propuestas que tenemos con ellos y estos cada vez van mejorando más, incluso con el ambiente y tecnología que les rodea. De todas formas, antes de comprar un vehículo de este calibre, es importante tener una serie de consideraciones a las que tomar cuerpo para que la adquisición se haga de una manera completa y provechosa.

Hay que tener todo claro todo sobre nuestro eléctrico

Muchas personas se están planteando adquirir un coche eléctrico o un híbrido enchufable, pero como sucede con cualquier novedad tecnológica, dar el paso suscita dudas. En diversos casos no es solo por conocer el coche, que también, sino los que pueden ser los motivos que pueden influir en la decisión final.

Porque sí; son muchos los conductores que siguen dudando sobre si adquirir o no un coche con estas características, más todavía si antes de este no se habían involucrado nunca con uno que sea electrificado (eléctrico o híbrido). Así, es bien cierto que este es un gran cambio en la movilidad cotidiana, ya que estos vehículos necesitan otras atenciones y se conducen de manera ligeramente distinta

Por tanto, si estás en ese momento en el que estás a punto de dirigirte a ello, pero todavía sin dar ese paso final, es más que posible que hayan surgido numerosas preguntas. Entre esas, por ejemplo, se encuentran las más típicas como pueden ser las de ¿qué coche me compro? ¿qué autonomía debe tener…? Pero también es importante valorar otras cuestiones como: ¿me conviene más comprar un coche 100% eléctrico… o me es más favorable un híbrido enchufable?

A qué debemos dirigirnos

Es importante definir las características que quieres que presente tu futuro coche eléctrico perfecto antes de iniciar la búsqueda, pues de lo contrario obtendrás un popurrí de coches que no tendrán nada que ver unos con otros y después será más difícil tomar la decisión.

Es por eso que, como decimos, necesitamos convertirnos en auténticos Sherlock Holmes, y preguntar todo lo que implica un coche eléctrico antes de hacer por comprar uno: Estas van desde lo más básico como la autonomía real hasta cuestiones como la carga de la batería, el mantenimiento, la garantía de la batería, etc.

¿Cuánto emiten menos CO2?

La mayor parte de los usuarios que dan este paso lo hacen porque su movilidad es una cuestión de conciencia medioambiental. Los coches eléctricos y los híbridos enchufables tienen unas emisiones de CO2 mucho más reducidas que los coches con motor de combustión. Según diversos estudios, a lo largo de todo el ciclo de vida de un automóvil (desde la extracción de los materiales necesarios para construirlo, hasta su reciclaje final), un eléctrico emite de un 30 a un 70% menos de CO2, dependiendo del origen más o menos renovable de la energía con la que lo recarguemos a lo largo de su fase de utilización.

Los eléctricos no generan emisiones locales de CO2, NOx, monóxido de carbono CO o hidrocarburos sin quemar HC; y solo emiten las partículas sólidas procedentes del desgaste de frenos y neumáticos. Los híbridos enchufables siguen el mismo patrón si circulamos en modo eléctrico, algo perfectamente viable por su autonomía. Y si lo hacemos en modo híbrido, emiten menos que los coches convencionales.

Dudas preguntas comprar coche eléctrico

¿Qué pasa si me quedo son batería?

Quizá una de las preguntas menos formuladas, pero igual de importantes para valorar a la hora de comprar un coche eléctrico. En este caso, si la batería se agota totalmente, lo habitual es que tengamos que llamar a una grúa, porque lo normal es no poder extraerla tú mismo para comprar otra ni resucitarla con un cargador similar a los que tienes para la batería de un coche convencional. No es lo común, pues los más modernos siempre indican y avisan cuando nos encontramos en escasez de energía, pero puede suceder.

También es muy probable que haya que reprogramar algunos parámetros de la centralita y eso tenga que hacerlo el propio fabricante. Por último, es importante saber que, al igual que ocurriría con uno de combustión y su gasolina, si con un eléctrico te quedas tirado en la vía pública por no tener suficiente batería, las autoridades podrían multarte alegando falta de previsión en tu recorrido.

¿Puedo realizar viajes con mi coche eléctrico?

La respuesta es sí. Es verdad que este ha sido un frente preocupante, pero gracias al avance y a la tecnología, la mayoría de los coches 100% eléctricos permiten realizar viajes medios de entre 250 y 400 km, mientras que con un híbrido enchufable disfrutamos de una autonomía similar a la de un coche con motor de combustión.

De todos modos, esto es sabiendo que estos datos pueden variar en función de las condiciones de conducción (como la velocidad del vehículo y el estilo de conducción) y de factores ambientales (como la temperatura exterior). En un punto de recarga de 100 kW podemos alcanzar el 80% de la carga en solo 30 minutos.

¿Qué mantenimiento necesitan?

Cada coche es un mundo, y encontraremos unos más complejos que otros. Pero lo cierto es que todos tienen una premisa en común: un mantenimiento mucho más sencillo que un coche de combustión tradicional. Solo tenemos que pensar que no tienes que cambiar ni mantener las bujías, el aceite o el líquido refrigerante, entre otras cosas.

Por ejemplo, las pastillas de freno tienen una vida en un coche eléctrico que ronda los 100.000 kilómetros, ya que se usa muchísimo menos el freno como tal. En este caso recurrimos a la desaceleración, que además utiliza esa energía para mantener la batería y recargarla. Aquí lo puedes conocer más en profundidad.

Recarga comprar coche eléctrico

Conectores y puntos de recarga

El 90% de los modelos de vehículos eléctricos que circulan en Europa lo hacen con un conector de tipo 2 (IEC 62196-2). Esto es algo también muy importante de conocer antes de comprar nuestro coche eléctrico, pues al instalar un punto de recarga en nuestro aparcamiento, lo ideal es que sea lo más estándar posible. Esto para garantizar la compatibilidad con otros coches familiares o con futuros modelos de vehículo propio.

Porque sabemos que a nadie le gusta tener que volver a gastar dinero para adaptar su punto de recarga a las necesidades de su nuevo vehículo. Y para ello nos tenemos que fijar en que el punto de recarga cuente con control dinámico de potencia. De esta forma, podemos ahorrarnos el hecho de tener que contratar más potencia con nuestra comercializadora, o sacrificar algunos consumos energéticos en la vivienda para no sufrir cortes de luz al cargar nuestro coche.

¡Sé el primero en comentar!