¿Qué es y cómo funciona un entorno de realidad virtual?

La realidad virtual nos permite meternos de lleno en una experiencia que no es real pero que mediante la tecnología utilizada se acerca bastante a la realidad. Se está utilizando en diversos campos como la medicina, el turismo, la educación o el entretenimiento. Ya no es una tecnología futurista y ha llegado para quedarse, pero, ¿qué es y cómo funciona un entorno de realidad virtual?

¿Qué es la VR?

La realidad virtual consiste en la creación de un escenario, entorno ficticio o simulado con apariencia semejante a la realidad. Envuelve al usuario en un ambiente inmersivo 3D. Los entornos de realidad virtual, a través de una simulación creada por ordenador, intentan que nos acerquemos a las sensaciones reales de nuestros sentidos. Para vivir este tipo de experiencias se requiere de dos componentes: un generador de contenido y un aparato de interacción como pueden serlo unas gafas de VR.

La tecnología actual de la realidad virtual incluye todo tipo de complementos para lograr que la experiencia se asemeje lo más posible a la realidad: sistemas de sonido envolventes, gafas, plataformas para caminar y otros muchos controles avanzados. De esta manera se consigue que nos metamos de lleno no solo en juegos de realidad virtual, sino también en operaciones de quirófano o viajes virtuales sin movernos del sofá de nuestra casa.

Juego de realidad virtual

Así funciona un entorno de VR

El proceso para iniciar una simulación de realidad virtual comienza por colocarnos unas gafas VR. Una vez que tengamos colocadas las gafas podremos comenzar a vivir una experiencia inmersiva a través de controles de movimiento, controlar la experiencia a través de una pantalla y desplazar nuestro cuerpo por dicho entorno virtual. El software que se utiliza en este tipo de experiencias es un motor de videojuegos capaz de renderizar imágenes muy realistas y de alta resolución. El renderizado de este proceso es lo que transforma la información de una escena tridimensional, iluminación, texturas y fotogramas 2D. Es necesario contar con tarjetas gráficas de altas prestaciones para el funcionamiento de aplicaciones de realidad virtual, ya que para que la experiencia resulte óptima se tiene que lograr al menos una tasa de 90 fotogramas por segundo.

A la hora de generar contenidos y entornos de realidad virtual existen tres posibilidades.

Recreación de escenarios reales

Para recrear un escenario real es necesario utilizar una cámara 360 grados para grabar y fotografiar el lugar seleccionado al detalle. Una vez que documentamos el lugar a través de videos y fotografías es necesario enviarlos a un desarrollador para que los digitalice. Aunque en algunos casos nos dé la sensación de que estamos observando una imagen real, todos los escenarios que forman parte de un entorno de realidad virtual han sido creados íntegramente con un ordenador permitiendo hasta organizar eventos virtuales con asistentes.

Mundo virtual

Otro método para crear contenidos de realidad virtual es crear entornos 100% ficticios. En este caso no se toman fotografías ni videos de un lugar real, sino que el diseño del mundo virtual es creado de forma íntegra por la imaginación del desarrollador. Este método es muy utilizado para la creación de los mundos virtuales de los videojuegos, pero también se está utilizando en el mundo de la medicina o la arquitectura. Lo que nos lleva a reflexionar que no todo lo diseñado digitalmente tiene porque ser exclusivamente un mundo inventado. Por ejemplo, esta técnica es muy útil para proyectar edificios en 3D sobre un plano.

Utilizar ambos métodos

Consiste en mezclar entornos virtuales basados en escenarios reales y añadir nuevos elementos. Por ejemplo, este método puede ser muy buena opción en visitas guiadas a museos a entornos naturales. Se puede llegar a recrear una cueva en base a imágenes captadas en 360 grados y añadir elementos como un avatar virtual en forma de guía turístico.

Entornos de realidad virtual

Características del entorno virtual

Existen algunas características principales que todo sistema o entorno de realidad virtual debe tener para lograr una buena experiencia.

Inmersión

Un aspecto fundamental para sumergir al usuario en el nuevo ambiente y transmitir una sensación lo más cercana posible a la realidad. Se consigue a través de llena la visión periférica del usuario utilizando gafas de VR y auriculares de cancelación de sonido.

Interacción

Capacidad de que los usuarios puedan interactuar con la escena y controlar los elementos que la componen. Levantar objetos, interactuar con otros personajes pueden mejorar la sensación de inmersión en el entorno virtual.

La narrativa

Experiencias impulsadas por historias que logren que los jugadores quieran quedarse más tiempo en el entorno de realidad virtual. A través de buenas historias se puede conseguir que los usuarios tengan un nivel más emocional con el dispositivo y entorno de realidad virtual.

¡Sé el primero en comentar!