Realidad virtual, la tecnología que ya está cambiando nuestras vidas

Suena a película de ciencia ficción, a tecnología futurista. Pero la VR tiene todo tipo de usos interesantes en nuestro día a día y puede disfrutarse desde cualquier lugar, con un hardware básico. ¿Cómo funciona la realidad virtual? Y, sobre todo, ¿cómo consigue hacernos creer que estamos en otro lugar totalmente diferente?

¿Qué es?

La realidad virtual es la creación de un entorno o escenario ficticio o simulado con apariencia totalmente real y que nos permite trasladarnos a cualquier lugar o situación que queramos como si nos creyésemos dentro de él, con la ilusión de estar dentro de este entorno. A través de un dispositivo como gafas o cascos de realidad virtual podemos sumergirnos dentro de juegos donde nos creemos nuestros personajes o viajar por todo el mundo sin movernos del sofá del salón pero a través de una experiencia totalmente realista. Además, permite la utilización de otros dispositivos… Por ejemplo, puedes usar auriculares o espadas láser simuladas.

Realidad virtual videojuegos

Hay muchos niveles según la inmersión… lo “máximo” es acudir a simuladores profesionales o experiencias que incluyen todo tipo de accesorios para movernos en este entorno simulado y para interactuar con él. Por ejemplo, te permiten conducir vehículos o puedes viajar por el espacio. Pero también puedes disfrutar de la tecnología y de sus ventajas a través de la pantalla de un teléfono móvil o de juegos compatibles con consolas domésticas.

Puede parecer totalmente futurista pero la realidad virtual es una realidad que ha ido avanzando desde los años ochenta y mejorando las posibilidades, la tecnología empleada. En el ámbito de los videojuegos ya a finales de la década de los ochenta llegaba el Famicon 3D System y en los noventa se lanzaba el simulador Sega VR-1. Mucho ha cambado hasta la llegada de Oculus Quest, uno de los más avanzados en la actualidad.

Famicom

Realidad virtual vs aumentada

Aunque hayas escuchado hablar de ambas, la aumentada y virtual son conceptos diferentes. La realidad aumentada es la que conocemos en juegos como Pokémon Go. Es decir, utiliza el escenario real añadiendo determinados objetos o “personajes” a través de la pantalla o la cámara. Como los filtros utilizados por Google para tener animales en tus fotografías o incluso los filtros que utilizas en Instagram para añadirte orejas de gato o de perro. También como los Pokémon del popular juego de móviles que aparecían en plena calle. La calle era real pero ese objeto estaba creado a través de la realidad aumentada. La virtual está creada al 100% a través de una tecnología que puede ser el móvil o el ordenador, no hay parte del escenario que sea real y otra parte que sea ficticia.

Realidad virtual vs 3D

Otra comparativa habitual que podemos hacer es la realidad virtual de las películas en 3D. En muchos hogares españoles habrá gafas de tres dimensiones que regalaban con las televisiones que comprábamos hace unos diez años y que prometían ser la “revolución” a la hora de ver el cine en casa. Este escenario en varias dimensiones puede verse pero solo desde un punto. Sí que consigues realismo pero está en un soporte fijo. La virtual nos da un entorno completamente tridimensional como si estuviésemos dentro.

¿Cómo funciona?

¿Cómo se consigue la sensación de estar dentro de un espacio creado por ordenador? Necesitamos unas gafas o cascos específicos y el vídeo o dispositivo que crea el entorno, que puede ser tu teléfono móvil o tu ordenador. Las gafas nos aíslan de todo lo que nos rodean y amplían el campo de visión haciendo que parezca que la pantalla está alrededor y no solo “delante” de nosotros aunque realmente no están envolviéndonos en 360 grados. Para engañarnos, utilizan dos imágenes diferentes en cada ojo. Más que dos imágenes, son dos ángulos diferentes de la misma escena. Esto hace que se simule profundidad y que, sin gafas, los vídeos dedicados a esta tecnología los veas como doble o en dos trozos diferenciados.

Además, se utilizan sensores específicos que permiten detectar si nosotros nos giramos para conseguir así que el espacio gire con nosotros ya sea en el propio teléfono móvil (si utilizas unas como las Cardboard) o directamente en el casco en sí que cuenta con sensores propios para detectarlo.

android cardboard

Usos

Aunque aún no se aprovecha al máximo o no la hemos incorporado en nuestro día a día, esta tecnología tiene muchos usos de distintos ámbitos…

Juegos

Los juegos son uno de los principales usos de la realidad virtual gracias al hardware específico que han lanzado diferentes fabricantes en los últimos diez años. Con las PS VR, por ejemplo, podemos jugar a todo tipo de títulos… Lucha, disparos, zombies y hasta carreras de coches o peleas de espaldas láser. Los juegos están disponibles para ordenador o para consolas que cuentan con algún hardware compatible con esta tecnología, como es el caso de PlayStation.

La experiencia puede ser mucho más real e inmersiva gracias a que nos metemos de lleno en la historia y no simplemente aparece en una pantalla. Una forma totalmente diferente de enfocar el gaming pero con el inconveniente de tener que desembolsar grandes cantidades de dinero en el equipo necesario para poder acceder a estos juegos.

Jedi Challenges

Más allá de los sistemas de juego en casa también existen establecimientos específicos que nos permiten disfrutar del juego como si fuese la vida real. Es el caso de Zero Latency, con sede en Madrid, una empresa donde tu cuerpo es el controlador del videojuego y unos cascos VR te trasladan hasta el escenario que corresponda. Podrás sentirte completamente dentro de la partida con equipamiento como armas simuladas, cascos o mochila.

Educación

En el ámbito de la educación, la realidad virtual aporta todo tipo de ventajas a cualquier edad. Desde niños pequeños capaces de explorar cualquier parte del mundo sin moverse del aula hasta estudiantes universitarios que podrán profundizar en todo tipo de campos: desde el aprendizaje de la medicina hasta el turismo, la tecnología, la ciencia o la robótica.

Desde pequeños los niños pueden conocer más sobre los planetas o sobre la fauna marina, por ejemplo, sumergiéndose de lleno en el océano o visitando diferentes ecosistemas para entender las diferencias, las características.

Hay proyectos específicos para utilizar esta tecnología y aplicaciones de todas las materias, desde la física hasta juegos de arcade y estrategia para utilizar con las Carboard de Google, como InMind Vr2.

Entretenimiento

Más allá de juegos, hay muchos vídeos de realidad virtual con los que pasar un buen rato sin necesidad de controlar nada, solo moviéndonos a través de los distintos escenarios. Netflix nos permite meternos de lleno en el universo de Stranger Things o de Death Note a través de vídeos en YouTube creados para ver con el teléfono móvil en estos dispositivos.

También son frecuentes los vídeos de atracciones como montañas rusas o incluso para saber cómo se siente una persona que salta en paracaídas. Hay todo tipo de experiencias disponibles en YouTube y paseos por lugares de series y películas, por el espacio, por parques de atracciones, simuladores o hasta vídeos de National Geographic que nos permiten meternos de lleno en un documental de naturaleza.

Medicina

Utilizar la realidad virtual para enseñar medicina es uno de los usos más interesantes a nivel académico gracias a que los alumnos y alumnas pueden conocer de la mejor forma posible el cuerpo humano sin necesidad de esperar a hacer prácticas. Además, gracias a la tecnología podrían simularse todo tipo de casos posibles, enfermedades, operaciones… Se reduciría la necesidad de utilizar cadáveres o animales, por ejemplo, y permitiría ensayar continuamente sin ningún coste extra.

Pero más allá de la formación, actualmente ya existe la posibilidad de utilizar la VR en el campo de la tecnología gracias a que puede “ensayarseuna cirugía simulando la operación prácticamente de forma idéntica a cómo será en realidad.

El tratamiento de las fobias es también un uso recurrente. A la hora de enfrentarnos al miedo a volar, este tipo de entornos virtuales puede ayudarnos mucho a simular que estamos volando y mejorar la terapia.

Turismo

Es un paso más allá si hemos pasado horas y horas con Google Maps o Google Street View, en el pasado, descubriendo lugares que nos gustan. Utilizar este tipo de tecnología en el turismo nos permite visitar cualquier parte del mundo como si estuviésemos en ese lugar. Son muchos edificios emblemáticos, monumentos y museos los que ya cuentan con un tour virtual para poder disfrutar de las distintas obras con información explicada en formato audio, por ejemplo. Hay aplicaciones para teléfonos móviles específicas para mostrar hoteles, ciudades completas… E incluso hay empresas dedicadas exclusivamente a “virtualizar” hoteles, cruceros y ciudades para darlas a conocer a potenciales clientes y visitantes.

Otros usos

Hay otros muchos usos interesantes que nos permite esta simulación. Por ejemplo, los arquitectos pueden diseñar los espacios consiguiendo que los posibles clientes o compradores se hagan una idea totalmente real de lo que van a adquirir. También es útil a la hora de realizar entrenamientos profesionales o de hacer deporte… puedes correr en una cinta en el gimnasio pero parecerá que lo haces en un circuito mucho más atractivo o incluso gamificando el mismo con etapas, fases, etc. Otro uso frecuente es en el ámbito militar: el Ministerio de Defensa de algunos países, como Reino Unido, utiliza esta tecnología para combates simulados de entrenamiento para militares.

¿Qué necesito para utilizarla?

Los requisitos para probar la realidad virtual dependerán de lo que busquemos. Es decir, puede que baste un teléfono móvil y unas gafas de cartón para lo más básico pero puede que te haga falta un ordenador potente con un buen casco de VR para lo más elaborado. Podemos probar la experiencia desde el aspecto más básico si tenemos un smartphone y unas gafas asequibles de cartón tipo Google Cardboard por menos de 20 euros o cualquier otro dispositivo barato que permita introducir el teléfono en su interior y cuyo precio ronde los 15 o 20 euros. Esto hará que no necesites ningún hardware específico más allá del casco o gafas en sí. Pero si lo que buscamos es una experiencia más inmersiva y profesional, el precio y los requisitos subirán.

Google Cardboard

Por ejemplo, como veremos en próximos apartados, hay cascos para esta realidad tridimensional que nos permiten jugar con el ordenador o la consola. Todos ellos tienen un precio superior a los 400 euros y requieren una potencia mínima en nuestro ordenador o requieren tener una consola compatible como sería la PlayStation, por ejemplo.

Dependerá del modelo elegido y de si quieres jugar o simplemente montarte en una montaña rusa virtual en un vídeo que pongas en YouTube en la pantalla del teléfono móvil e introduzcas dentro de unas gafas compatibles.

Ordenador realidad virtual

Tipos de hardware

Hay diferentes versiones del hardware para conseguir este entorno simulado.

Simuladores

Los simuladores no son generalmente dispositivos para tener en casa sino pensados para salas específicas, para lugares donde hay una gran instalación. Podemos ver simuladores de realidad virtual en parques de atracciones o en establecimientos específicos o incluso en cruceros donde te proporcionan todo el equipo necesario. En algunos casos, como el ya mencionado Zero Latency, son espacios donde puedes moverte a través de distintas salas como si estuvieses dentro del título del videojuego en sí, puedes jugar por equipos o puedes utilizar falsas armas para la partida.

Gafas para móviles

Google cuenta con sus Cardboard, unas gafas de cartón que introduces el móvil en su interior y puedes disfrutar de esta tecnología. LA ventaja es que su precio es inferior a diez euros y podemos elegirlas de diferentes diseños según el propio tamaño del smartphone. Son asequibles y son fáciles de conseguir como una buena opción para utilizar en casa de forma barata.

Cardboard

Pero más allá de las Cardboard de los de Mountain View hay otros muchos modelos que nos permiten introducir nuestro teléfono en su interior y hay un catálogo amplísimo en cualquier tienda especializada en tecnología. Por menos de 30 euros podemos encontrar estos cascos para usar en casa.

Gafas VR Amazon

Para gaming

Más allá de la experiencia con móviles, también hay cascos “profesionales” para gaming. Conectados al ordenador podemos disfrutar de los títulos compatibles con este tipo de entornos virtuales desde casa. Oculus fue uno de los pioneros con sus Oculus Rift pero también otros modelos como HTC con los HTC Vive, por ejemplo. Actualmente encontramos las Oculus Quest 2, uno de los más avanzados del mercado para gaming. El inconveniente de este tipo de aparatos es su precio: la mayoría superan los 300 euros.

En el caso del juego en consolas también Sony lanzó PS VR para su PlayStation y compatible con la PS4 y con la PS5. Inmersión total con auriculares con audio en 3D y con visión 360 grados en un casco con muchos juegos compatibles, con pantalla OLED de 5,7 pulgadas y con un precio que ronda los 200 en el pack básico. Además, Sony ya trabaja en un modelo más actual que se espera que llegue a partir del 2022.

ps-vr-ps4

¡Sé el primero en comentar!