Tu próximo reproductor multimedia Android va a gastar menos electricidad

Nuestros hogares tienen cada vez más dispositivos inteligentes conectados. Por ello, su eficiencia energética es clave de cara a reducir el consumo de electricidad. En la UE hay medidas cada vez más estrictas para reducir este consumo, y ahora va a llegar una nueva que va a hacer que los reproductores multimedia gasten aún menos.

En Estados Unidos, la Consumer Technology Association (CTA) y The Internet & Television Association (NCTA) han extendido a 2025 el Voluntary Agreement for Ongoing Improvement to the Energy Efficiency of Set-Top Boxes. Este acuerdo ha permitido ahorrar ya más de 7.000 millones en consumo energético, así como también ha evitado que se emitan 39 millones de toneladas de CO2 hasta finales de 2019.

Mayor exigencia de eficiencia de cara a 2025

Ahora, el nuevo acuerdo extenderá la aplicación de las normativas actuales, y las hará aún más exigentes a partir de 2023. Gracias a ello, los dispositivos consumirán un tercio de la energía que consumía un reproductor similar en 2012, que es cuando el acuerdo se firmó por primera vez. En total se ha extendido tres veces, afectando a millones de dispositivos que se venden cada año para acceder a nuevos contenidos.

El avance de la capacidad de procesamiento de los dispositivos ha ayudado mucho a reducir este consumo, ya que incluso los procesadores de bajo consumo tienen la potencia suficiente para reproducir contenido en 4K gracias a códecs como HEVC, que permiten hacerlo mediante hardware con requisitos mínimos de procesamiento. Los modos de ahorro de energía en modo reposo o suspensión también ayudan.

Los televisores incluyen cada vez más los reproductores

A su vez, la inclusión de los reproductores directamente en el televisor permite prescindir de otros dispositivos en el hogar, ayudando a ahorrar energía y a reducir la cantidad de cables que tenemos alrededor de la misma. Así, además de evitar la emisión de CO2, también se reduce el precio en la factura de los usuarios. Los televisores modernos también son más eficientes energéticamente que los antiguos, aunque el aumento en el tamaño medio de las pantallas no ayuda a hacerlos eficientes.

Esta mejora no sólo repercutirá a Estados Unidos, sino que también acabará afectando a otros países del mundo. Si un gran fabricante diseña un dispositivo para que cumpla con la normativa de Estados Unidos, y el dispositivo también se vende en Europa, acabará beneficiando a los ciudadanos europeos.

En la Unión Europea, la ley actual establece que los reproductores multimedia (set-top box) no pueden consumir más de 5 W de energía en uso, y no pueden exceder los 0,5 W en standby. La normativa no se ha actualizado desde 2009, pero ya es bastante restrictiva en términos de consumo energético como para que no haya hecho falta renovarla en 12 años.

Fuente > ATV

¡Sé el primero en comentar!