Qué es HEVC, el formato de compresión de vídeo del futuro

Qué es HEVC, el formato de compresión de vídeo del futuro

Roberto Adeva

A día de hoy, las plataformas de contenido en streaming son las que mayor popularidad han conseguido cuando hablamos de disfrutar de todo tipo de documentales, series o películas desde el ordenador o incluso desde el televisor. Cada vez hay más contenido en alta definición y dispositivos que lo soportan, sin embargo, el hecho de que estos contenidos lleguen a través de Internet, hace que se requiera un gran ancho de banda para tener una buena experiencia. El gran aliado para ello es el estándar H.265 o HEVC.

Qué es HEVC y para qué sirve

Aunque muchos ya estarán al tanto de lo que es este nuevo estándar, seguro que para otros muchos es todavía un término bastante desconocido. En este caso, hay que decir que HEVC son las siglas de High Efficiency Video Coding, o lo que viene a ser lo mismo codificación de vídeo de alta eficiencia.

Es conocido también H.265 o incluso como MPEG-H parte 2 y fue lanzado en el año 2014 como el sucesor a H.264. Sin embargo, no es otra cosa que una norma que define un formato de compresión de vídeo que puede proporcionar mejor calidad de vídeo con la misma tasa de datos.

Por lo tanto, podemos decir que H.265 es el último y más avanzando estándar de compresión de vídeo creado para ofrecer una mayor eficiencia de codificación y una mejor calidad de vídeo. Y es que permite comprimir vídeo con una relación de datos doble con la mitad de la velocidad de bits para mantener la misma calidad de vídeo y además, reducir a la mitad el espacio que ocupa con respecto a H.264.

HEVC o H.265

Este formato de compresión surge como necesidad a la era digital y tecnológica que vivimos hoy en día, ya que cada vez va habiendo más contenido en 4K e incluso estamos a las puertas del contenido en 8k. Vídeos que debido a su gran calidad ocupan mucho espacio y hace que requieran de muchas exigencias a la hora de descargarlos o reproducirlos con la mejor calidad.

Por lo tanto, HEVC o H.265 sirve para comprimir este tipo de contenidos y para que su reproducción y descarga sea mucho más rápida sin necesidad de tener que contar con anchos de banda tan grandes. Por lo tanto, la experiencia es mucho mejor de manera más sencilla. Eso por no olvidarnos del ahorro importante de espacio que esto supone también, puesto que ocupan la mitad de espacio que los vídeos comprimidos con H.264.

Ventajas e inconvenientes del H.265

Estas son las principales ventajas del H.265 con respecto al H.264:

  • HEVC permite hasta 8K y 300 fps, mientras que H.264 está limitado a vídeo 4K a 60 fps.
  • H.265 permite reducir a la mitad el espacio que ocupa un contenido al codificar el vídeo a la tasa de bits más baja posible manteniendo el nivel de calidad. Por lo que ofrece también una mejor experiencia visual
  • Con un ancho de banda menor, H.265 ofrece una calidad mucho mayor que H.264
  • Lo vídeos en H.265 tienen menos errores y artefactos, por lo que aumenta la calidad de imagen con respecto a H.264.
  • En el nuevo estándar, la información de los píxeles originales del fotograma anterior pueden dividirse en diferentes tamaños para adaptarse mejor a cada escena. Una técnica conocida como CTU o Coding Tree Units con la que los espacios con información de otro fotograma pueden ir en bloques de entre 4×4 y hasta 64×64, mientras que en H.264 solo puede ser hasta 16×16.
  • H.265 mejora en los algoritmos de segmentación, ya que no sólo comparan dos fotogramas a la vez, sino que intentan aprovechar y compartir la misma información en más fotogramas. Esto hace que la información que no cambie pueda ser reutilizada durante más fotogramas.
  • También ofrece una mejora en el seguimiento del movimiento con respecto a H.264. Es decir, teniendo en cuenta que normalmente los planos tienen cierto movimiento, lo que hace que las mismas partes cambien ligeramente de posición, este mejora permite que es pueda aprovechar información aunque no se encuentre en la misma zona de la pantalla.

Ahora bien, no todos son ventajas ya que, aunque el H.265 es un estándar aprobado desde hace años lo cierto es que no está extendido todo lo que debería. Son pocas las plataformas que lo usan y además, no resulta sencillo encontrar contenido en H.265, ya que H.264 sigue siendo todavía el más extendido.

El uso de algoritmos de compresión complejos hace que se necesiten mucha potencia de cálculo. Para hacernos una idea, exportar un vídeo en H.265 o HEVC en un PC tardará mucho más que en H.264, aunque para la mayoría de usuario lo que les importa es la velocidad de decodificación más que codificar vídeos. HEVC requiere hasta 10 veces más cálculos que el H.264.

Aunque HEVC o H.265 es el estándar de compresión más avanzado, lo cierto es que no ha resultado ser óptimo para el contenido en 8K, de ahí que haya nacido H.266 o VVC, el nuevo códec que también promete revolucionar la industria.  Detrás de este nuevo estándar están detrás empresas de la talla de Apple, Ericsson, Inten, Huawei, Microsoft, Qualcomm o Sony y promete ser hasta un 50% más eficiente que HEVC o H.265.

Esto implica que un vídeo en 4K de 90 minutos de duración estaría ocupando unos 10GB con HEVC pero pasa a ocupar tan solo 5GB con VVC. Teniendo en cuenta que el 80% del tráfico de Internet es vídeo, el nuevo estándar podría suponer un antes y un después, aunque también hay que ver los requisitos a nivel de software y hardware para poder codificar y descodificar contenido en VVC.

Cómo instalar el códec HEVC gratis en Windows 10

En PC, el reproductor VLC y los códecs K-Lite con su reproductor Media Player Classic ya son compatibles con este formato. El navegador Google Chrome es compatible desde hace tiempo y la gran mayoría de hardware desde 2014 también lo es tanto para codificar como decodificar este formato. Si eres usuario de Windows 10, a continuación vamos a mostrar cómo instalar de forma gratis el códec HEVC para poder ver películas o contenidos en 4K en tu PC.

Si has tratado de instalar este códec en Windows 10 es posible que hayas visto como es de pago.  Sin embargo hay una extensión oculta que podemos conseguir de forma totalmente gratis para poder reproducir contenido en este formato en Windows 10.

Un extensión que podemos encontrar en la Tienda oficial de Microsoft pero que no aparece entre los resultados de búsqueda. Si realizamos cualquier búsqueda con el término HEVC encontraremos la extensión de pago, por lo que si queremos obtenerla de forma gratuita, lo único que tenemos que hacer es seguir este mismo enlace a la Tienda de Microsoft.

HEVC

Una vez ahí, lo único que tenemos que hacer es pulsar sobre el botón Obtener y automáticamente se iniciará el proceso de instalación en el sistema. Una vez finalizado, ya tendremos el códec en nuestro PC listo para disfrutarlo sin haber tenido que pasar por caja.