Cambiar o no cambiar el router de tu operadora: ¿Qué es mejor?

Cambiar o no cambiar el router de tu operadora: ¿Qué es mejor?

Claudio Valero

Todos los operadores de telecomunicaciones nos ceden un router cuando damos de alta alguna tarifa de fibra o ADSL con ellos. Estos modelos varían enormemente entre los operadores y, salvo contadas excepciones, no son de alta gama. Además, debemos tener claro que tendremos que devolver el router al darnos de baja para evitar sufrir una penalización económica. Ante todo, esto, muchos dudan sobre la idoneidad de comprar un router por su cuenta para aprovechar sus ventajas, pero lo cierto es que no es un camino de rosas ni mucho menos.

Problemas con WiFi, cuelgues del router que nos obligan a reiniciar, falta de funciones avanzadas de filtrado de tráfico o control parental… son muchas las razones por las que la mayoría de routers de las operadoras no son la mejor opción. Sin embargo, con la llegada de la fibra óptica, de la VoIP y del IPTV, sustituir un router ya no es tan sencillo como lo era en la época del ADSL.

Por ello, se recomienda que sólo se haga por parte de los usuarios más experimentados o, que al menos, tengan unas nociones importantes sobre estos temas. Además, no debería sonarles a chino conceptos como VLAN, ONT y otros más. Si estáis decididos a hacerlo, es posible que os convenga leer las ventajas y los inconvenientes de cambiar el router de la operadora.

Movistar HGU, el router de O2

Ventajas de cambiar el router

Primero vamos a ver TODO lo que nos puede aportar un nuevo router, aunque tenemos algunas cosas genéricas que conseguiremos con la inmensa mayoría de modelos, otras ventajas están reservadas a los modelos más caros o de más alta gama.

WiFi de “más calidad” o WiFi Mesh sin pagar más

La primera ventaja también está relacionada con la principal queja que reciben los operadores sobre sus routers. La calidad del WiFi es bastante pobre en general y tenemos que recurrir a repetidores WiFi para llevar la señal a toda la casa. Quizá por eso, algunos operadores han optado por incluir en su catálogo soluciones para que los usuarios tengan WiFi Mesh en casa, pero siempre a costa de aumentar el precio mensual que pagan.

Un router de última generación nos garantiza el acceso a tecnología como WiFi 6 e incluso WiFi Mesh en caso de tener varios puntos de acceso. Esta tecnología nos ofrece muchos beneficios como disponer de un ancho de canal en la banda de 160 MHZ en la banda de 5 GHz, lo que hará posible conseguir mucha más velocidad. También tenemos MU-MIMO y OFDMA en todas las bandas para ofrecer siempre la mejor conexión.

802.11 WiFi alcance frecuencias

El uso de estándares WiFi más modernos nos garantiza más velocidad, pero también una conexión más estable, más segura y con más cobertura. A nivel de conexión inalámbrica, eso es lo que ganaremos sustituyendo el router de nuestra operadora por un modelo WiFi 6 de alta gama.

Más opciones de configuración y más funciones

Otra queja bastante habitual en los routers de las operadoras es que están algo capados y que incluso dejan la puerta abierta a que la operadora acceda, aunque sólo sea para instalar actualizaciones. Los usuarios más avanzados quieren tener a su disposición el control de todas las opciones, además de acceso a funciones especiales que sólo permiten los routers de terceros.

Si cambiamos el router podremos configurar casi cualquier aspecto de la conexión. Además, podemos optar por instalar firmwares de terceros que aún aportan más ventajas. Sin duda, es una razón de peso para los usuarios más avanzados.

Más seguridad: WP3

Seguimos con el repaso de las ventajas y nos tenemos que detener en la seguridad. Aquí podemos ver el tema desde dos vertientes. La primera es que los routers de terceros suelen recibir actualizaciones durante más tiempo al llegar directamente el fabricante mientras que las operadoras controlan al máximo las actualizaciones, no siendo siempre lo mejor para el usuario. Las vulnerabilidades van a seguir existiendo y, cuanto más actualizado tengamos el dispositivo, menos probabilidades de que nos afecten.

wpa3

Por otro lado, salvo contadísimas excepciones, ningún router de operadoras es compatible con el nuevo WPA3, el último cifrado para garantizar la seguridad del WiFi. Este nuevo estándar de seguridad ofrece:

  • Mayor protección, incluso en aquellos casos en los que el usuario no cuenta con contraseñas seguras.
  • Procesos de configuración más simplificados.
  • Protección en redes públicas.
  • Cifrado más robusto con arquitectura de seguridad de 192 bits.
  • WPA3 Forward Secrecy que evita el descifrado del tráfico capturado.

Estabilidad general de la conexión

Los firmware o sistemas de los routers de terceros fabricantes suelen ser más robustos, además de contar con un hardware interno más potente. Aquí encontramos procesadores de alta velocidad, más memoria RAM o puertos 10G Multigigabit, 5G Multigigabit o 2.5G Multigigabit en los modelos más avanzados.

Todo esto influye directamente en la estabilidad que ofrecen, evitando que se cuelgue la conexión o que se sature su funcionamiento. Con actividades que demandan mucho ancho de banda, como las descargas de Internet, algunos routers de operadoras lo pasan mal. Estos equipos alternativos suelen estar mejor diseñados para evitar la sobrecarga.

Gaming

No nos podíamos olvidar del gaming, es decir, jugar por Internet. Se trata de un tipo de actividad que no precisa la máxima velocidad, pero sí requiere de una latencia mínima. Este tipo de optimizaciones sólo están presentes en dispositivos de alta gama que incluso han sido diseñados con ese propósito o que cuentan con modos especiales cuando queremos jugar por Internet.

Router Xiaomi Gaming

Modelos como los fabricados con ASUS que son compatibles con ASUSWRT Rog ofrecen una gran cantidad de opciones avanzadas de configuración y optimizaciones para conseguir el mejor rendimiento. Es importante configurar correctamente aspecto como QoS o la priorización de paquetes para el mejor rendimiento.

Hardware de última generación: Ethernet 2,5G

Aunque ya lo hemos destacado en el punto de la estabilidad, lo cierto es que un router de una operadora no siempre nos va a ofrecer lo último en hardware. Sin ir más lejos, sólo tenemos acceso a puertos gigabit Ethernet que nos limitan las conexiones de 1 Gbps a unos 940 Mbps aproximadamente de velocidad máxima.

En los routers de alta gama tenemos acceso a puertos como Ethernet 2,5G para que nuestra conexión no se vea limitada por este aspecto. También sumamos mayor cantidad de RAM, procesador de última generación, antenas más potentes e incluso puertos especiales como SATA, USB 3.0 y similares.

Inconvenientes de cambiar el router

Si has llegado hasta aquí, es posible que estés decidido a cambiar el router de tu operadora ya que todo parecen ventajas, pero tenemos malas noticias: también hay puntos negros en esta decisión que debemos conocer antes de lanzarnos a la piscina.

Dificultad de configuración

Buena parte de los modelos neutros no serán compatibles con nuestra operadora, al menos no al completo ni sin cierto «trabajo». Como ya hemos explicado, en los tiempos de ADSL era simplemente conectar el router a la roseta de teléfono y configurar algún parámetro que encontrábamos sin problema en Internet.

Ahora la cosa es más compleja. En primer lugar, todo dependerá si tenemos la ONT y el router por separado o un router con la ONT integrada. En el primer caso, dejaremos la ONT y cambiaremos el router, mientras que en el segundo caso tendremos que averiguar el IdONT para configurarlo en otra ONT. Además, el router neutro debe ser compatible con redes VLAN, teniendo que averiguar los parámetros de nuestra operadora.

La alternativa sería configurar el router del operador en modo bridge y conectarle un router de altas prestaciones que será ahora el principal. Esta solución no es tan “limpia” como la anterior, pero, por lo general, es mucho más accesible para los usuarios que no deben configurar demasiadas cosas más allá del modo bridge en el router del operador.

Servicios no compatibles: IPTV y teléfono

Enlazando directamente con el apartado anterior, podemos encontrarnos con que es posible sustituir el router de la operadora por uno neutro, pero que nos quedamos sin acceso a algún servicio. En el caso de Movistar, suele ser habitual que tengamos que recurrir a modelos muy concretos para seguir viendo la televisión a través de IPTV.

Precio

Aunque la competencia en el mercado de los routers es elevada y tenemos marcas como Xiaomi ofreciendo altas prestaciones a bajos precios, la compra de un router neutro para cambiar el de nuestra operadora ya supone incurrir en un coste por algo que nos proporcionan de forma gratuita.

Si ya queremos acceder a la gama más alta, WiFi Mesh y últimas tecnologías inalámbricas, el desembolso será mayor. Dependiendo de las circunstancias, puede compensarnos la inversión, ya que el equipo lo podremos utilizar incluso cambiando de operadora. Este es un aspecto muy subjetivo, pero es innegable que pagar un extra no es algo que a todos les interese.