Cold Wallet vs Hot Wallet, ¿qué elegir para tus criptomonedas?

Las wallets o monederos de criptomonedas son el puente que nos permiten administrar nuestras criptos, y ahí aparecen tanto la Cold Wallet como la Hot Wallet. Dos piezas con los que realizar las operaciones de recepción y envío a través de la red blockchain de cada criptomoneda. Ahora bien; ¿cuál de las dos es la más propicia para nosotros? ¿Con cuál nos quedamos?

Las Cold y las Hot Wallet, seguros para tus criptomonedas

Si estás empezando a invertir en criptomonedas, seguro que te has preguntado qué es una wallet, si necesitas una o para qué sirve. Es un concepto básico que debes conocer si quieres iniciarte en el mundo de la inversión en este tipo de dinero digital.

Así, cuando hablamos de seguridad para nuestros fondos en criptomonedas la mejor opción es elegir entre las denominadas como Cold Wallet (traducido literalmente como monederos fríos), y Hot Wallet (monederos calientes), donde los primeros, en su caso, son la unión perfecta entre funcionalidad y seguridad en todo momento.

Para lo referido a las primeras, estas permiten tener la tranquilidad de que los fondos difícilmente puedan ser robados. De todos modos, estas se hacen muy completas y muy bien vistas para almacenar, enviar y recibir criptomonedas, que es de lo que tratan estos sistemas, también conocidos como billeteras crypto.

Cómo son cada una

Como tal, una wallet (que son lo que siguen siendo las Cold y las Hot Wallets), es un monedero digital en el cuál almacenamos nuestras criptos, y que pueden ser tanto online como offline. Esto facilita el poder disponer de ellas en cualquier plataforma dedicada a la tecnología Blockchain.

Estas plataformas son compatibles con la oferta de las diferentes wallets del mercado permitiendo al usuario poder hacer uso de sus criptoactivos de forma totalmente descentralizada. Ahí es donde entran estas dos alternativas, las cuales se diferencian notablemente entre ellas.

Cold Wallet Hot Wallet diferencias

Es entonces cuando encontramos dos tipos: la pública y la privada. Pese a que ambas son números cifrados y encriptados, la primera se comparte con las personas con quienes se realizan las transacciones, mientras que la segunda es de uso personal y de carácter reservado. Dicho esto, existen dos tipos de billeteras, las hot y las cold wallets.

  • Cold wallet. Estos son monederos físicos (hardware) cuya premisa es que funcionan sin conexión a Internet y son dispositivos físicos, lo que les convierte en la opción más segura. Este es un modelo de almacenamiento que se utiliza fundamentalmente para guardar de manera segura los activos, respaldando las reservas y depósitos del usuario.
  • Hot wallet. Son monederos 100% online, que pueden ser aplicaciones o incluso se pueden instalar como extensiones al navegador. Menos seguros que las Cold Wallet, es por esta razón que no se recomienda manejar grandes cantidades de dinero digital con ellos.

La principal diferencia entre ambas es que las Hot wallets están conectadas a Internet, mientras que las Cold no lo están. Aunque este punto permite a las primeras acceder y gestionar los activos de una forma más fácil, éstas son más vulnerables a sufrir un ciberataque. En cambio, las Cold wallet evitan este riesgo gracias a los altos niveles de seguridad que ofrecen.

Qué aplicaciones y usos tienen

Como decimos, la principal diferencia que vemos con ellas es la seguridad, que es realmente buena en las Cold Wallet y no tanto en las Hot. De todas formas, es cierto que siguen teniendo aplicaciones muy favorables en otros aspectos. En el caso de las segundas, tenemos las siguientes:

Hot Wallet

  • Las Hot wallet están conectadas constantemente a la blockchain y a Internet.
  • Pueden ser de dos tipos: un servicio web que facilite el acceso a las criptomonedas o un software de descarga gratuita para el ordenador o smartphone.
  • En caso de que sean monederos donde tú gestionas las claves, deberás preocuparte tú mismo por la seguridad.
  • Generalmente son monederos gratuitos.
  • Son más propensas a sufrir de ataques informáticos. Esto se debe a que están conectadas a Internet todo el tiempo y por ello, mantienen un nivel de riesgo más alto de robos y piratería.

Cold Wallet Hot Wallet usos

Cold Wallet

  • Al no mantenerse en línea con las redes blockchain e Internet, ofrecen protección y seguridad contra los malwares y otros softwares maliciosos.
  • Nos permiten almacenar grandes cantidades de dinero de manera segura y eficiente.
  • No requieren de terceros para el manejo de las claves y gestión de las criptomonedas; como sí ocurre con las wallets online.
  • Poseen medios de comunicación limitados para maximizar la seguridad que ofrecen.
  • Generalmente permiten añadir una capa de seguridad extra por medio de la configuración de PIN a elección, así como impide que un tercero haga uso del dispositivo.
  • Las claves son generadas y mantenidas dentro del mismo dispositivo donde se usa la wallet. Nunca salen de dicho dispositivo, por lo que se mantienen seguras y protegidas.
  • Son compatibles con la mayoría de los sistemas operativos disponibles.
  • Tienen la capacidad de generar una semilla que nos permite restaurar las claves y recuperar los fondos.
¡Sé el primero en comentar!