Renault también agregará a sus nuevos eléctricos la carga inteligente

Desde que Renault se involucrara de lleno con sus coches eléctricos, siempre mantuvo la idea de hacerlos mejores con métodos como el de la carga inteligente. Es así que se conoce la puesta en marcha de proyectos como el de Incit-EV y otros para el estudio e incorporación de soluciones de recarga inteligentes, y del que promete ya una gran eficacia en cuanto a la tecnología de sus vehículos.

Una carga inteligente y optimizada para Renault

Renault está empezando a probar de qué forma puede integrar en sus coches electrificados, sobre todo en los 100% eléctricos, un sistema de carga optimizada e inteligente para aliviar una posible sobrecarga de la red. Una solución que se está viendo de una manera muy completa para el que puede ser la gran vía a la forma de operar en la recarga.

Porque sí; la carga rápida en corriente continua es la mejor opción para quienes deseen ofrecer una carga en el menor tiempo posible. Sin embargo, tener una mayor potencia de carga no es la única característica de las redes de carga rápida. Esto lo vemos con funciones como puede ser la carga inteligente y optimizada.

Así, para alcanzar y superar el proceso, el fabricante galo cuenta con vías como su Plug and Charge, que permite comenzar la sesión de recarga simplemente conectando el coche a su toma correspondiente. El sistema de control se encarga de identificar el vehículo y de permitir el pago de forma automática mediante un protocolo encriptado sin necesidad de utilizar ningún tipo de tarjeta de crédito o de socio.

Recarga bidireccional y por inducción

Atendiendo a esta tecnología, podemos decir que la carga inteligente permite gestionar de forma efectiva la carga de tu vehículo eléctrico al conectarlo a la red eléctrica. Es una función más de la que se integra la carga rápida, como mencionamos. Durante ella lo que se hace es que cada vez que conectamos el vehículo eléctrico, el cargador le envía datos importantes de forma automática para optimizar la carga.

En el caso de Renault, lo que se ha hecho es ir un paso más allá. Y es que la suya es la que se conoce como recarga inteligente bidireccional y la recarga por inducción, tanto estática como dinámica. ¿Y en qué consiste? Pues que con ella el flujo de energía vaya de la red al coche para proceder a su recarga, pero también en sentido contrario, del coche a la red, para el reabastecimiento de la misma. Su función es doble: medioambiental, porque promueve la electricidad con bajas emisiones de carbono y económica ya que consigue abaratar los costes al hacer que la energía esté fácilmente disponible.

Carga inteligente Renault Zoe

Al mismo tiempo también tenemos la recarga por inducción de Renault, que se suma a la bidireccional. Esta lo que hace es basarse en el principio de la inducción electromagnética, que funciona haciendo pasar corriente eléctrica a través de una bobina, que genera otra corriente eléctrica y que será almacenada en una segunda bobina. Esto logra transferir la energía con tan solo poner el dispositivo sobre el receptor de electricidad.

Una tecnología funcional

Recargar un vehículo eléctrico utilizando la recarga inductiva estática, sin necesidad de conectarlo mediante un cable, es una solución tecnológica que supondrá un avance muy importante para la implantación de la movilidad eléctrica.

Así, esta transmisión de electricidad por inducción está presente en la actualidad en muchas aplicaciones de consumo, sin ir más lejos en nuestros propios smartphones. Para lo que tiene que ver con la marca gala, esto se hace bien en modelos como su Zoe o la furgoneta Kangoo (aquí su ficha técnica) o el recién estrenado Mégane E-Tech, donde cuentan con un cargador de inducción que permite a los usuarios cargar sus smartphones compatibles con esta tecnología de forma inalámbrica.

De hecho, para Renault, el verdadero futuro de la carga inteligente inalámbrica pasa por la carga por inducción dinámica, haciendo por recoger la energía eléctrica generada por inducción mientras se conduce al pasar por las bobinas emisoras, que están integradas directamente en la carretera, lo que aumenta la autonomía sobre la marcha. Esto permitirá reducir la necesidad de utilizar baterías de alta capacidad, así como la dependencia de las estaciones de carga.

¡Sé el primero en comentar!